En favor del autoconsumo energético

autoconsumo_siHoy hemos conseguido que se apruebe por unanimidad en la Asamblea de Madrid una Propuesta No de Ley de Fomento del Autoconsumo con Energías Renovables. Ya tuvimos ocasión de hablar del autoconsumo en la Asamblea de Madrid en el debate de una PNL que presentó Ciudadanos el año pasado y que se aprobó con el voto en contra del PP, y también cuando se aprobó en diciembre una PNL que llevé al Pleno sobre transición energética y cambio climático, también con el voto en contra del PP. Sorprendentemente esta nueva PNL, basada en los documentos de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, ha tenido mejor fortuna y el Partido Popular ha presentado una enmienda transaccional en lo que aparentemente supone un giro importante en el grupo Popular respecto de una opción de producción de energía que, desde luego, no tiene nada que ver con la ideología, sino que es una cuestión de sentido común, de beneficio económico, social y medioambiental.

Sin duda, el fomento de las energías renovables es fundamental para acometer un cambio de modelo energético al que nos impelen todos los organismos internacionales, empezando por la propia Unión Europea, que reclama para sí misma una producción de un mínimo del 20% de la energía procedente de energías renovables para el año 2020, es decir, dentro de cinco años. Y este cambio de modelo energético es además parte fundamental de un cambio del modelo productivo basado en la reindustrialización verde y sostenible, en los recursos autóctonos y en la generación de empleo, frente a la especulación inmobiliaria y la economía financiera que nos llevó a la terrible crisis de la que aún no nos hemos recuperado.

España es un país terriblemente dependiente del exterior en energía lo que nos cuesta del orden de 40-50.000 millones/año (aunque estos dos últimos años haya caído por el abaratamiento del petróleo). En consecuencia, todos los esfuerzos hacia el autoabastecimiento son pocos, aunque solo sea por meros criterios economicistas.

Por ello, y siendo España un país rico en energías renovables, en particular sol y viento, habiendo sido líderes mundiales en energía eólica durante años, es aún más incomprensible para propios y extraños la alergia del Partido Popular hacia todo lo relativo a las energías renovables. Cuando la lógica económica más elemental indica que es estratégico para nuestro país invertir y promocionar estas energías. Además las energías renovables ya han dejado de ser simples “energías alternativas”. Son competitivas económicamente, mucho más intensivas en empleo y son imprescindibles en la reducción de emisiones de gases efecto invernadero y en consecuencia en la lucha contra el cambio climático. Acabamos de asistir a la celebración de la Conferencia Mundial de París donde España, junto a la Unión Europea, se ha comprometido al fomento decidido de las energías renovables para conseguir una decidida descarbonización de la economía europea de aquí a 2050.

Y sin embargo, en Madrid no tenemos en la actualidad Plan Energético ni por supuesto una estrategia de fomento de las energías renovables. Por el contrario, según la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid, aunque Madrid consume el 11,6% de la energía de toda España la Comunidad solo produce el 3,9% de la energía final consumida. Y la mayor parte de este porcentaje procede de la cogeneración por gas, y por lo tanto dependiente de combustibles fósiles de importación. Menos del 5% de la energía producida proviene de la solar fotovoltaica, lo que supone la ridícula cifra del 0,3% de la electricidad consumida. Sin embargo, ya hace años  Greenpeace calculó en un estudio que Madrid podría producir el doble de la demanda eléctrica necesaria hasta 2050 solo con energía fotovoltaica.

Además, a los beneficios económicos y medioambientales se suma la generación de empleo. Las energías renovables son muy intensivas en creación de empleo. Un reciente estudio de ISTAS señala que el autoconsumo y la generación eléctrica renovable distribuida podría generar 136.000 empleos en diez años, de los cuales 80.000 serían directos.

Como prueba de este dinamismo de las energías renovables en la creación de empleo se puede citar el estudio que se publicaba este mes de la Solar Foundation de EEUU, donde se señala que la industria solar creció en 35.000 empleos en 2015 mientras que las compañías de petróleo y gas cayeron en 17.000 empleos, de tal forma que hoy en EEUU la energía solar supera en número de personas empleadas a las energías fósiles. Y cifras similares se pueden dar para países europeos tan poco sospechosos como Alemania y el Reino Unido.

En conjunto, las renovables producen cinco veces más empleo que las energías convencionales por megavatio producido. La solar concretamente del orden de 7-10 empleos por MW frente a 1 del carbón o el gas y la nuclear muchos menos.

El autoconsumo eléctrico renovable es uno de los instrumentos más apropiados para reducir el impacto medioambiental de la generación eléctrica, y además no implica coste adicional alguno para el sistema eléctrico, ya que el espectacular desarrollo tecnológico unido a los altos niveles de radiación de nuestro país permiten que instalaciones de tecnologías como la solar fotovoltaica sean hoy en día rentabilizadas directamente mediante ahorros en la factura de suministro eléctrico sin necesidad de ningún tipo de ayuda.

La Directiva 2009/28/CE establece la necesidad de promover un cambio de modelo energético hacia la producción descentralizada de energía, ya que ésta entraña numerosas ventajas, como una mayor seguridad del suministro local de energía, trayectos de transporte de energía más cortos y con menores pérdidas y el fomento del desarrollo y la cohesión de la comunidad, al facilitar fuentes de ingresos y crear empleo a escala local.

A pesar de su envidiable ubicación geográfica y de su liderazgo empresarial en materia renovable, el autoconsumo no se ha implantado correctamente en España debido a la ausencia de un marco regulatorio estable primero, y a la existencia de un marco normativo claramente desincentivador después, especialmente a partir de la aprobación del artículo 9 de la Ley 24/2013 de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico, y el Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo, que imponen numerosas barreras técnicas, administrativas y económicas al autoconsumo eléctrico.

Por ello, en la PNL aprobada hoy por unanimidad de todos los grupos políticos de la Asamblea, se insta al próximo Gobierno de la Nación a eliminar las barreras y trabas que frenan la expansión de una opción tecnológica beneficiosa para el ciudadano, para la industria y para el conjunto del país, desarrollando un nuevo marco legislativo que facilite el autoconsumo renovable. Parece que el PP (el de Madrid al menos), descarta ya que José Manuel Soria siga al frente del Ministerio. Porque muy “liberales” para algunas cosas, pero para otras protegemos con uñas y dientes los intereses del oligopolio eléctrico; no existe otra explicación para los impedimentos que desde el Ministerio de José Manuel Soria se han impuesto contra este sistema de producción.

Además la propuesta pide a la Comunidad su apoyo al autoconsumo, promoviendo políticas y medidas específicas que lo fomenten en el marco de un nuevo plan energético regional y una serie de medidas concretas que pongan la administración madrileña al servicio de los ciudadanos y ciudadanas. Concretamente, que la Dirección General de Industria y Energía disponga de un servicio de  atención al público en materia de ahorro, eficiencia energética y autoconsumo, que facilite los trámites administrativos de los particulares y entidades que quieran realizar instalaciones de autoconsumo, y ayudarles a superar de manera ágil y eficiente la pesadilla de la carrera de obstáculos en la que se han convertido estos proyectos. Que se realicen campañas de comunicación y fomento del autoconsumo, en combinación con el ahorro y la eficiencia. Y que se estudien las líneas financieras y ayudas específicas para las instalaciones de autoconsumo, no solo para Pymes y autónomos, para las cuales se cuenta con AvalMadrid, sino también muy importante, para comunidades de vecinos y particulares en general. Y en esto tenemos que indicar que el Banco Europeo de Inversiones tiene entre sus prioridades la rehabilitación energética de edificios, y la Comunidad de Madrid tiene firmado un convenio con el BEI de 400 millones de euros. Tenemos que conseguir que esta financiación privilegiada se extienda a la instalación de renovables y concretamente al autoconsumo.

Las renovables son el futuro y no puedo terminar sin comentar que desde la propia Asamblea de Madrid tendríamos que dar ejemplo. Concretamente el edificio de grupos parlamentarios es un disparate desde el punto de vista energético. No existen interruptores de la luz en los pasillos, que permanecen encendidos todo el día y hasta muy tarde por la noche aunque no haya nadie en los despachos, no se usa la tecnología LED en ninguna parte, y el sistema de climatización es cualquier cosa menos inteligente. Es central, y dependiendo del despacho puedes pasar frío o calor independientemente de que sea verano o invierno.

Hemos conseguido aprobar esta PNL pero queda mucho camino por recorrer en materia de energía en la Comunidad de Madrid.

(mi intervención íntegra en la Asamblea de Madrid se puede ver aquí: https://youtu.be/JHI9Av78qho)

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *