La intolerancia de profanar una montaña sagrada

Hace muy pocos meses que participé en el proceso de declaración de la isla de Fuerteventura como Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Son indudables los valores naturales de la isla, una de las más desérticas pero también mejor conservadas del archipiélago. Pero parece que esto no es suficiente reclamo turístico para las autoridades que gobiernan en Canarias y han anunciado que el viejo proyecto de Chillida de agujerear la Montaña de Tindaya se llevará a cabo pese a la oposición científica, ecologista y judicial. ¿Les suena?

El denominado “Monumento a la Tolerancia” costará la friolera de 75 millones de euros que supuestamente serán sufragados por la empresa concesionaria que cobraría la entrada a los visitantes durante cuarenta años. Un proyecto que consiste nada más y nada menos que en horadar un gigantesco espacio vacío dentro de una montaña que fue declarada monumento natural en 1987 y que fue sagrada para los guanches, repleta de grabados rupestres y hábitat de algunos endemismos vegetales. Construir un monumento a la tolerancia en una montaña sagrada es como construir una ciudad del medio ambiente en un espacio protegido, ¿les suena?

El proyecto de Chillida lleva tantos años en el candelero y tantos obstáculos administrativos y judiciales a cuestas, por su más que evidente impacto, que su autor y el ingeniero que lo iba a llevar a cabo ya han muerto, pero sus sucesores siguen empeñados en realizarlo. No parece importarles la polémica, ni las razones científicas o jurídicas. Evidentemente al gobierno canario no le importan este tipo de razones, ya ha demostrado sobrada y reiteradamente su olímpico desprecio por la protección de los valores naturales del archipiélago. Pero yo pregunto ¿es ético destruir un monumento natural y un tesoro arqueológico para construir una supuesta obra de arte? Yo no entiendo mucho de arte, así que en consecuencia respeto la opinión de los entendidos, ¿tan difícil es hacer lo mismo con la naturaleza?

Share
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

  • Juanjo  On 19 de enero de 2011 at 21:58

    Después de habernos dejado, y sin habernos dado tiempo a echar de menos tus columnas en La Garcilla y después en Aves y Naturaleza, podemos seguir ahora tu verbo. Sobre la montaña de Tindaya, es que parece que lo proyectos devastadores, nunca se mueren.

  • mario  On 20 de enero de 2011 at 12:36

    Hola, crei que esta barbaridad se habia olvidado para siempre. Sugiero que se reunan firmas, con en actuable o avaaz y hacerselas llegas al gobierno canario, al ministerio de medio ambiente, a la ONU y donde haga falta, para que el pensamiento de unos pocos sobre como forrarse, no pueda sobre el de una inmensa mayoria con conciencia de las cosas. Un saludo.

  • Nieves  On 20 de enero de 2011 at 13:24

    Desde el respeto a todo conocimiento humano.

    Fui seguidora del land-art , movimiento de arte y naturaleza, y me temo que Chillida se podía haber considerado cercano a este grupo, con la diferencia !ojo! de que este movimiento surgió como un nuevo comportamiento artístico, alejado de los modos tradicionales, en respuesta a la comercialización del objeto artístico tradicional.

    Pero el proyecto del Tindaya me parece un negocio, un descarado negocio lucrativo que se escuda en el arte, profanando un lugar sagrado y el nombre del arte propiamente dicho. Es un negocio perverso que hay que evitar a toda costa.

  • luz  On 20 de enero de 2011 at 14:09

    es triste que en nombre de la cultura y el arte se profane la mayor obra de arte que podamos tener que es la propia naturaleza. Si cuando acabe su proyecto no estuviese conforme con el ¿podria reparar el mal hecho? yo creo que no. Un saludo a quien piensa que esta por encima de la naturaleza.

  • luz  On 20 de enero de 2011 at 14:27

    La idea puede ser que enarbolando el concepto de la tolerancia se puede hacer lo que se quiera?- ¿Quien en nombre del arte profana lo mas perfecto que es la naturaleza?. Es posible que este artista si no esta conforme con su obra una vez culminada pueda volver la montaña a su origen?. Si hay alteraciones ecologicas, que las habra, y pueden ser negativas, no se podra dar marcha atras; bastante interactuamos ya con la naturaleza intentando hacernos una vida mas comoda.
    Son preguntas que me hago, alguien, quiza el mismo Chillida, me las pueda responder. Un saludo,luz

    • Nieves  On 20 de enero de 2011 at 18:12

      Una aclaración, Luz: El propio Chillida no te puede responder, pues murió en agosto de 2002. Tenemos que pensar que es el Gobierno canario el que quiere continuar con el proyecto del escultor, que realizó en los años 90.

  • Guillermo  On 20 de enero de 2011 at 20:47

    Desde luego que no es ético Alejandro, y gracias por hablar de este tema porque me sorprende la poca reacción que ha generado. Es un proyecto especulativo más de los que tanto le gustan al Gobierno canario. Ya sabes, si una especie protegida, un LIC o una montaña entorpecen los egoístas intereses de unos pocos, nos deshacemos de ellos y asunto solucionado.

    Es muy triste que en la Comunidad de más riqueza natural de nuestro país gobierne una gente tan destructiva… A ver si en mayo les sacan de su sillón de una buena patada en el culo, mientras tanto esperemos que la oposición de los y las canarias al sueño megalómano vuelva a frenar este absurdo proyecto.

  • luz  On 20 de enero de 2011 at 22:14

    que contestara el propio Chillida es un decir cuando haces un proyecto debes de dejar evaluado sus pros y sus contras, un saludo

  • Manuel  On 21 de enero de 2011 at 14:05

    Este será el clásico “pelotazo” de Pulino y sus amigotes de CC. Palabrita del niño jesus que yo no tengo la culpa. Yo núnca les he votado en las elecciones.

  • Partido Verde Canario  On 24 de enero de 2011 at 8:37

    Estimado Alejandro,

    Estamos mirando como parar esta barrabasada. Este gobierno de Canarias no atiende a razones, ni peticiones.
    La únuica manera en que podemos parar la obra es mediante la presión de Europa.
    ¿puedes ayudarnos a plantear la denuncia a La Comisión?

    Un abrazo.

    Domingo

    • Alejandro Sánchez  On 30 de enero de 2011 at 12:36

      Hola Domingo, lo primero trataría de coordinar acciones con Ben Magec, u otros grupos ecologistas. A lo mejor ellos ya han puesto la queja o la contemplan, aunque este camino es largo y tiene dificultades. Otra vía algo más rápida es la judicial. Buscarle las vueltas al estudio de impacto y demás trámites con la ayuda de un buen abogado que sepa de estas cosas. Y desde luego no hay que cejar en la presión mediática, política y ciudadana.

  • Zotza  On 25 de enero de 2011 at 23:10

    Casualidades de la vida o no,se vuelve a hablar de este proyecto cuando parece ser que la Familia Chillida tiene “problemas económicos” principalmente con el Museo fundación ubicado en Gipuzkoa.
    Son intereses puramente económicos.

  • Camino a Gaia  On 26 de enero de 2011 at 8:53

    No hace falta entender de arte para comprender el proyecto, es suficiente entender de especulación. No se trata de vender arte, sino de vender Chillida que al parecer cotiza al alza.
    No creo que los mercados estén preocupados por la tolerancia sino por el dinero, y al parecer ocurre lo mismo con algunas administraciones públicas.

  • CJ  On 26 de enero de 2011 at 19:43

    Coincido con otros comentarios en que lo que importa siempre termina siendo el dinero. Por desgracia sólo pensamos en el presente no en el futuro ni en lo que dejamos o destruimos. Por mucho que nos inspire una “obra de arte” nunca es comparable con lo que te transmite estar ante un coloso de la naturaleza.

  • El Oikos  On 28 de enero de 2011 at 9:12

    Se persigue proporcionar valor a la montaña mediante la extracción de su corazón de traquita, una piedra cuasiornamental de gran valor económico en el sector de la construcción. Este y no otro es el motor del proyecto y la esencia que mueve la ambición política. Como si no fuera suficiente los numerosos valores arqueológicos y naturales de la montaña y su historia aborigen que indica que era un núcleo cultural de gran importancia en el pasado. De forma torticera han mezclado con el arte una intervención que solo persigue la comercialización de la traquita pasándose por el arco del triunfo sus numerosas figuras de protección natural (Bien de Interés Cultural, monumento natural, etc)

  • Jesús Parody  On 29 de enero de 2011 at 19:32

    Desde el Estrecho de Gibraltar, felicidades y suerte Alejando por haber sabido a “emigrar” a un lugar, que seguro marcará un antes y despues del movimiento político conservacionista y verde en España. Suerte, mucha suerte por que la tuya, la de juanchu y el reto de lo que formais equo en gran parte es la mía.

    Jesús Parody
    Campo de Gibraltar

  • jacqueline  On 30 de enero de 2011 at 16:48

    Es una pena que se salgan con la suya, sin respetar acuerdos ya establecidos y pisoteando la riqueza cultural de Fuerteventura. Ojálá canarios, majoreros y todos quienes conocí en esa maravillosa isla se unan y puedan evitar el descaro de esos “ignorantes y poderosos destructores”.
    Fuerza y un abrazo desde Uruguay
    jacqueline

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>