Nuclear: una energía muy poco democrática

Ayer fue el 25 Aniversario de Chernobyl, y Equo lo conmemoró realizando dos mesas redondas sobre la energía nuclear en la Casa Encendida de Madrid. De todo ello, me quedo con algo que sale poco en los medios, pero que me parece sumamente importante por cuanto identifica claramente el modelo de sociedad que persigue Equo frente al que defienden los grandes partidos mayoritarios, PSOE y sobre todo PP. Y es que la energía nuclear es el paradigma de un modelo energético muy poco democrático, en el que el control de la energía, que por definición todo lo mueve en nuestra sociedad, queda en manos de unas pocas grandes empresas capaces a su vez de chantajear al Estado para que ese modelo no cambie.

No descubro nada a estas alturas diciendo que la energía nuclear es peligrosa por definición. No hay más que ver las consecuencias del accidente de Fukushima, aún por evaluar completamente, o del desastre de Chernobyl pasados ya 25 años. Por ese motivo, y por su intrínseca relación con la industria militar en muchos países, se trata de un modelo de producción de energía eléctrica super-controlado e hiper-centralizado, de forma que queda en manos de muy pocas empresas, a su vez muy controladas por el estado ¿O era al revés? El caso es que se trata de un modelo completamente opuesto al que representan las renovables. Energías limpias, relativamente fáciles de producir, y en consecuencia fácilmente descentralizables, ya sea a través de pequeñas y medianas empresas o incluso los propios particulares, hasta el punto de que tienen un enorme potencial para el autoabastecimiento y, a poco esfuerzo que se realice, la independencia de mucha gente del sistema eléctrico a no mucho tardar.

Esto por supuesto, supone una revolución del sistema de primera magnitud, contra la que la oligarquía energética se está oponiendo con todas sus fuerzas, y ahí está gran parte de la tibieza de los partidos de gobierno (PP o PSOE tanto monta en este caso) hacia un futuro dominado por las renovables donde sean los propios consumidores-productores (usuarios los llamó ayer Sergio de Otto) los que controlen el mercado eléctrico. Por no hablar de las dádivas que van repartiendo a ex-presidentes y ex-vicepresidentes de izquierda y derecha. El lobby eléctrico ha introducido sus garras hasta lo más dentro que ha podido en el sistema político porque le va la vida en ello. O más bien los beneficios supermillonarios.

Así que un sistema eléctrico nuclearizado les interesa por partida triple. Primero por los grandes beneficios que obtienen de unas centrales ya amortizadas recibiendo un precio seis veces superior al coste de producción por mor de nuestro corrupto sistema tarifario. Segundo porque un alto porcentaje de producción eléctrica nuclear (actualmente alrededor del 20% en España dependiendo del año) permite mantener a raya a las renovables, dado que las centrales atómicas no se pueden parar, sino que son el resto de fuentes las que tienen que frenar su producción, dándose la paradoja de tener que tener parques eólicos parados porque su energía no se necesita en un momento dado al estar las nucleares en permanente funcionamiento (salvo en las paradas previstas o imprevistas que tienen de vez en cuando). Y tercero porque un sistema nuclearizado les permite tener todo el sistema centralizado y permanentemente controlado.

Frente a ello, Equo no debe limitarse a un futuro 100% renovable, por supuesto sin energía nuclear en el plazo más breve posible. Debe buscarse el modo más rápido de “democratizar” la producción de energía de forma que las renovables se extiendan rápidamente por viviendas e industrias. Para ello la solar en tejados y la mini-eólica son de entrada las fórmulas a potenciar cuanto antes, de forma que un número creciente de usuarios no necesite a las grandes compañías para abastecerse. Ello tendrá además una segunda derivada beneficiosa para la biodiversidad si conseguimos una menor ocupación de espacios naturales por parte de las grandes instalaciones.

¿Y qué pasará con las grandes compañías? Por supuesto, tendrán que seguir explotando muchas de las grandes centrales eólicas y solares (y las que vendrán de otros tipos) que serán necesarias como respaldo. Pero sobre todo tendrán que reconvertirse a gestoras y distribuidoras de energía, para lo cual tendrán que hacer una fuerte inversión en redes inteligentes de distribución. Solamente tienen que pasar a invertir en ello, en vez de dedicar sus gigantescos beneficios a invertir en ladrillos, comprar ex-presidentes o patrocinar fundaciones. Y si no lo hacen voluntariamente, Equo tendrá que proponer impuestos específicos sobre los beneficios de las energías sucias para que sufraguen precisamente esas necesarias inversiones de futuro.

Share Button

10 thoughts on “Nuclear: una energía muy poco democrática

  1. Me parece evidente y muy bien explicado todo ello, pero para llegar a modificar las cosas hay otros aspectos adicionales que creo hay que considerar:

    1- la legislación frena el desarrollo de las unidades energéticas familiares o descentralizadas(minieólicas, solar en techos, etc), y este tema debe ser una prioridad como objetivo político.
    2- El papel de los bancos, que son los propietarios de las compañías eléctricas, y los que “invierten” en campañas electorales, es clave. La estrategia para que el sistema financiero modifique su actitud debería ser la madre de los huevos.
    3- En realidad la jugada está en el sistema de cobro. Ninguna compañía quiere perder el privilegio de sacarnos dinero de la cuenta mensualmente antes de que nos enteremos. Todos (agua, gas, electricidad, teléfono…) de acuerdo con nuestros bancos y cajas, se distribuyen nuestros sueldos, cambiando tarifas y creando problemas en el momento en que queremos ejercer un control real sobre ello. Debería revolucionarse el sistema de domiciliación bancaria, de manera que no fuera un chollo para los que te han puesto un contador de algo. A lo mejor así pararíamos incluso los trasvases, que están en la base de lo mismo pero con el agua: gran compañía que distribuye un recurso imprescindible – contador en la casa del cliente – cobro bancario en su cuenta – presión sobre los gobiernos, partidos políticos y leyes, a través de los bancos.

    4- Quizás lo que habría que fortalecer es el concepto del ciudadano con derechos y ciudadano responsable, frente al de cliente que paga, votante o incluso usuario. Un ciudadano debe tener derecho a crear su propia energía autónoma y limpia, a cobrarla si la mete en la red, a no ser avasallado a impuestos o papeleos por ejercer sus derechos, a controlar lo que le cobran, a recibir información y ayudas del Estado para desarrollar e instalar energías alternativas descentralizadas, a que no se le engañe con la letra pequeña y la judicatura lo defienda de oficio, etc. Pienso que esto es lo que debe favorecerse, incluso desde el ámbito de la educación o formación de la ciudadanía. Creo que los mediterráneos tenemos algo que aprender en este sentido del concepto de ciudadanía que se tiene en Alemania o los países nórdicos, donde quizás por eso tienen un elevado porcentaje de sus placas solares sobre los techos. Nosotros además podemos aportar mucho más Sol.

    Me imagino un futuro de ciudadanos que comparten la energía limpia que producen en red, autónomos y responsables de lo que hacen con su medio ambiente y sin la extorsión de los de siempre, los que ven la sociedad como una pirámide de poder.

    • Gracias por vuestro aprecio. El mes pasado me apunté en la Equomunidad. Encantado de participar. Tenemos que dar opción a nuestros hijos a respirar el aire futuro.

  2. Pingback: Nuclear: una energía muy poco democrática | Reenergiza.es

  3. Hola,
    Una pregunta de un ecologista de corazón, pero sin estudios científicos: ¿Que haríamos en el pais, si nuestra dependencia de las renovables fuera del 100×100, y hubiera un par de días o tres seguidos de cielos nublados, calma chicha y mar tranquilo, que además puede ocurrir en un verano de sequía donde los pantanos estan bajo mínimos?. No es algo infrecuente. Hay alguna solución dado que el problema de la acumulación de la electricidad está todavía a medio resolver?. (Si sabeis de algún artículo que trate el tema, por favor darme la referencia.)
    Gracias

  4. La nuclear es poco democrática, las energías renovables tampoco…menuda burbuja hemos padecido debido a la corrupción para captar subvenciones para la implantación de aerogeneradores y otras historias.
    La energía renovable no es energeticamente y productivamente rentable.
    La energía se esta agotando, uno de los origenes de raíz de la crisis mundial, hecho que los gobiernos ocultan.
    Energía de fusión o vuelta a 1785, no hay más.

  5. Es una pena que se manipule a tanta gente desde la ilusión y la ignorancia.

    Las energías renovables jamás podran sustituir a las fosiles(que se estan agotando), su tasa de retorno energético es muy baja.

    La unica solución viable para el mundo es el decrecimiento a todos los niveles.

    “Mañana, el decrecimiento” Alain de Benosit, filósofo.

    Más ciencia y menos creencia, ys obre todo, menos mundos de yuppi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *