Renaturalizar Madrid

130258_madrid_rio_manzanares_apertura_presas_cauce_natural15_kr_thumb_1280

El Río Manzanares a su paso por el Puente de Segovia en Madrid

Artículo publicado en InfoLibre el 5-6-2016

En el Día Mundial del Medio Ambiente parece obligado hablar de los grandes problemas ambientales que amenazan a nuestro planeta y al futuro de nuestra sociedad, como el cambio climático o la desaparición de ecosistemas como las selvas tropicales y los arrecifes de coral. Pero también hay mucho por mejorar en el medio ambiente de nuestro entorno más próximo, el que disfrutamos o padecemos diariamente en nuestras ciudades y pueblos.

El área metropolitana de Madrid concretamente, a pesar del tamaño y abundancia de sus zonas verdes (El Pardo, la Casa de Campo, El Retiro…), no deja de ser una gran isla de asfalto y hormigón ocupando decenas de miles de hectáreas de terreno inhóspito para la gran mayoría de los seres vivos. También para las personas, que necesitamos el contacto directo con la naturaleza para desarrollarnos mental y físicamente de forma adecuada, y actuaciones que reduzcan el impacto ambiental de tanto ruido y contaminación. Por ello es fundamental que se pongan en marcha proyectos como el que ha iniciado el Ayuntamiento de Madrid, Madrid Más Natural, con el que se pretende el establecimiento de una red urbana de infraestructuras verdes, alternando pequeñas intervenciones de revegetación de solares, terrazas y fachadas que se conecten con los grandes espacios verdes y elementos naturales propios de Madrid, con un sistema de corredores ecológicos bien desarrollado que interconecte los espacios públicos, los parques y las áreas naturales que circundan la ciudad, contribuyendo en su conjunto a la resiliencia de la ciudad frente al cambio climático.

Es fundamental así la creación y potenciación de caminos naturales donde la naturaleza, el peatón y la bicicleta sean la prioridad, y la creación, expansión e interconexión de zonas verdes, con criterios de conservación y protección de la biodiversidad. Esto es, los parques y jardines no deben estar pensados solamente para el uso y disfrute de las personas, sino concebirse también como refugio de muchas especies de fauna y flora que de otra manera no podrían sobrevivir cerca de nuestras casas. Además, si se planifican correctamente, estas islas verdes y estos corredores ciclistas y peatonales pueden conformar rosarios espaciales que las aves y otros animales pueden utilizar para atravesar la gran urbe y así interconectar las poblaciones de los grandes espacios naturales de nuestra Comunidad, como el Parque Nacional del Guadarrama y los Parques Regionales del Sureste, del curso medio del Guadarrama y de los cursos bajos del Jarama y el Manzanares.

Entre todos los proyectos posibles merece la pena destacar el de la renaturalización del río Manzanares propuesta por Ecologistas en Acción, que supondría la plantación de 28.000 árboles y arbustos de ribera y la transformación del canal de piedra y cemento actual por el que discurre el río, en un cauce fluvial vivo que interconectaría la Sierra del Guadarrama y El Pardo con el Parque Regional del Sureste. O el denominado corredor ecológico de los retamares del suroeste, que podría conectar la Casa de Campo con el parque regional del Río Guadarrama a través de la restauración de los arroyos Meaques y Valchico. Y tantas otras posibilidades existentes por todos los distritos de nuestra ciudad. Las abundantes lluvias de esta primavera, que han hecho reverdecer todos los solares, cunetas y taludes de nuestra región nos marcan el camino, y nos señalan que con un poquito de voluntad política podríamos disfrutar de la naturaleza a la puerta de casa.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *