Llevemos a Juantxo al Congreso

JuantxoHabía una vez un ecologista que después de dedicar más de veinte años de su vida a poner en pie la mayor organización ambiental de su país, dar cien mil batallas con políticos y periodistas, y sufrir incluso una temporada de cárcel por ello, decidió sacrificarlo todo para iniciar un nuevo proyecto, un proyecto político verde, que llevara las luchas ecologistas a las instituciones. Pensábamos que era un sacrificio calculado, él y los ilusos ilusionados que lo pusimos en marcha, pero se demostró que el sacrificio era mucho mayor y más duradero de lo previsto. Pero esa valiente decisión, tuvo la virtud de embarcar en el proyecto a muchos cientos de personas que querían un país y un planeta mejor para ellas y para sus familias, que se vieron atraídas por la generosidad y honestidad que ese paso de Juantxo López de Uralde suponía.

No es fácil, os lo aseguro, dejar la confortabilidad de la dirección ejecutiva de una de las organizaciones más prestigiosas de tu país, para dedicarte a la política, sin tener nada asegurado, ni siquiera un salario que llegue a parecerse al que estabas recibiendo hasta entonces. Menos aún si eres padre de familia, tus hijos van al colegio, e incluso uno de ellos tiene problemas especiales. Lo arriesgas todo, porque la política, efectivamente, es una actividad muy dura, que exige una dedicación prácticamente exclusiva, que absorbe prácticamente todo tu tiempo, y en la que además encuentras muy pocos amigos y muchos enemigos y adversarios. Pero piensas que ese sacrificio personal merece la pena, porque el objetivo realmente es importante. Ya se sabe que los ecologistas tenemos fama de cabezotas idealistas. Y pocos habrán oído nuestras quejas al respecto.

Además, para rizar el rizo, quisimos que EQUO fuera otro tipo de organización política, mucho más participativa y horizontal que lo que se conocía hasta la fecha. Eso supuso compartir liderazgos, a través de un sistema de coportavoces inédito en España, someterse a elecciones y primarias para todos y cada uno de los órganos de gobierno y listas electorales del partido, hacer listas en cremallera… Suponía que personas con décadas de experiencia debían ponerse al nivel de cualquier otro militante, en un ejercicio de humildad y generosidad que no todas las personas que se acercaron al proyecto fueron capaces de asumir. Algunos de nosotros nos hemos sometido a refrendo hasta seis veces en los últimos cuatro años, pero a otros tanta democracia se les indigestó a las primeras de cambio.

Poniendo todo ello en contexto, no comprendo que a alguien le pueda extrañar que Juantxo López de Uralde dijera ayer durante el debate de primarias (si la memoria no me falla, la quinta votación en la que se somete a la confianza de las bases), que si no recibiera la confianza de afiliados y simpatizantes, daría un paso atrás y reflexionaría sobre su futuro. Muy pocas personas han sacrificado tanto y puesto tanto de sí mismos, de su experiencia, de su tiempo y el de su propia familia, e incluso de sus propios ahorros, en este proyecto que se llama EQUO, como Juantxo López de Uralde. Yo, que lo he vivido muy de cerca, sé lo que eso significa. Probablemente otras personas que se han incorporado a la primera línea mucho después o lo ven desde la barrera no tengan esta perspectiva.

Conocí a Juantxo hace ya muchos años, cuando él era un joven e imberbe tiarrón del norte encargado de las campañas de contaminación y tóxicos de Greenpeace y yo un novato director de la SEO con más pelo y muchos menos kilos. Seguramente incluso le llegué a conocer antes, en alguna asamblea de la CODA, pero la verdad es que no lo recuerdo. Llegamos a ser buenos amigos cuando él ya dirigía Greenpeace y junto a otros pocos planeamos su salto a la política como factor fundamental para la puesta en marcha de un nuevo proyecto verde en España. Su fama, acrecentada por el paso por la cárcel en Copenhague, y su capacidad para comunicar asuntos complejos con una contundencia y simplicidad envidiables eran y todavía son vitales para EQUO. La convivencia diaria durante estos difíciles años de travesía del desierto me ha permitido conocerle muy bien y admirar aún más su valentía, generosidad y entrega a la causa ecologista. Sin duda en este tiempo hemos conseguido sumar a gente muy valiosa al proyecto, algunas con largas trayectorias y otras con menos, e incluso personas que eran desconocidas para el público pero que poco a poco han ido abriendo brecha en su entorno gracias al buen trabajo desarrollado en las confluencias locales. Pero justo en el momento en el que tenemos que abordar el diálogo con las demás fuerzas del cambio para construir una plataforma común para las elecciones generales, no me cabe ninguna duda de que necesitamos toda la experiencia y conocimiento de Juantxo para llevar el mejor candidato posible de EQUO al Congreso de los Diputados.

 

 

Share Button

646 medidas para cambiar la Comunidad de Madrid

2015-05-21 11.34.55A primeros de marzo los afiliados y simpatizantes de EQUO Madrid votamos por mayoría del 65% concurrir a las primarias de Podemos y poner a dos candidatos entre los 40 primeros, en el marco de un acuerdo conjunto con Convocatoria por Madrid. Esa responsabilidad recayó en las dos personas más votadas por EQUO Madrid (en otra votación casi simultánea) que fuimos María Acín y yo mismo. Tras las primarias de Podemos para la lista de la Comunidad de Madrid, el 1 de abril se hizo oficial el resultado: yo quedé en el puesto 15 y María en el 30. Es decir, existen posibilidades reales de que EQUO consiga uno o dos diputados el próximo domingo a través de la candidatura de Podemos para la Comunidad de Madrid.

Pero, ¿es verde Podemos? Es la pregunta que muchos votantes y simpatizantes de EQUO me han venido haciendo estas pocas semanas desde que se confirmó que formamos parte de la candidatura. Evidentemente Podemos no es un partido verde, y yo mismo he tenido muchas reticencias en el pasado (véase mi artículo en este blog “¿Hay alternativa verde a Podemos?”). La razón del apoyo de EQUO Madrid realmente es mucho más estratégica que ideológica. La mayoría hemos pensado que es más importante generar un cambio político en Madrid “en la buena dirección” que preservar una cierta pureza ideológica. Y además “contaminar” en cierta forma de ecología política la candidatura de Podemos en Madrid.

En todo caso, aunque no sea con el grado de profundidad ideológica que un partido verde como EQUO hubiera hecho creo que es evidente para cualquiera que eche una ojeada al programa autonómico de Podemos (https://cmadrid.podemos.info/wp-content/uploads/sites/2/2015/05/Programa_Podemos_CMadrid_web.pdf) que la ecología política está muy presente en las propuestas aprobadas para la Comunidad de Madrid. Claro que en estas semanas ha habido ocasión de trasladar nuestros propios documentos para que se tuvieran en cuenta en la redacción final. El resultado es que la coincidencia programática me atrevo a decir que es muy elevada.

El programa de Podemos para la Comunidad consta de 646 medidas repartidas en un plan de rescate ciudadano de emergencia y cuatro ejes principales: transparencia y corrupción, nuevo modelo económico sostenible, bienestar y derechos, y ordenación del territorio y sostenibilidad. Las propuestas en materia de transparencia y bienestar son las que uno puede esperar de un partido basado en la regeneración democrática y la recuperación de los derechos sociales de la mayoría. Desde luego no defraudan, y a ratos sorprenden por la imaginación y la osadía. La coincidencia con las propuestas de EQUO en todo caso es muy grande.

También en el eje de territorio y sostenibilidad hay un gran paralelismo. Claro que es aquí donde se han recogido un mayor número de nuestras propuestas. Algunas dudas que surgieron en el pasado quedan ahora despejadas, como en materia de transportes, transgénicos o incineración. Se propone incluso una Vicepresidencia de Sostenibilidad, un Plan Estratégico de Ordenación del Territorio y una Estrategia Regional de Energía y Cambio Climático con horizonte de emisiones cero, la derogación de la Ley VIRUS, la redacción de una nueva Ley del Suelo, etc. etc. Es un apartado de recomendable lectura para cualquier ecologista ya que en 68 propuestas (solo el 10% del total) se desgrana un completo programa de gobierno en materia de urbanismo y medio ambiente.

Pero quiero llamar la atención sobre todo hacia el eje económico del programa (“Un nuevo modelo económico sostenible”). Aquí es donde se demuestra que el equipo de Podemos Madrid quiere un cambio de modelo real, no simple maquillaje. Y en esto coincide grandemente con todo lo que EQUO Madrid ha venido trabajando en el último año precisamente en su campaña por el empleo verde y el cambio de modelo en Madrid (ver http://empleo.equomadrid.org/).

La estrategia económica de Podemos para la Comunidad de Madrid sitúa la creación de empleo en el centro, proponiendo medidas para la reactivación de la economía a corto plazo, y en paralelo actuar en la transformación de la oferta productiva para que sea más moderna, más social y más sostenible. Podemos propone “una transición productiva hacia un modelo eco-energético que necesitará un decidido compromiso en I+D+i”. ¿Les suena? Se apuesta por las industrias de alto contenido tecnológico y valor añadido, y también por la economía de los cuidados y por la innovación social y cultural con apartados dedicados a la economía social y solidaria y a la economía del bien común. Se establece un plan de empleo en el que se mencionan varias veces “Planes de Empleo Verde” que a pesar de cierta inconcreción se adivina que descansan en buena medida en un plan de rehabilitación energética de edificios con el que se calcula la creación de 50.000 empleos al año, una cifra muy similar a la estimada por EQUO Madrid para este sector. Finalmente aborda la necesaria reforma fiscal en la que se incide en la desaparición de beneficios fiscales insolidarios (restauración del impuesto de patrimonio y de sucesiones, desaparición de incentivos a la educación privada), la lucha contra el fraude y la introducción de una cierta fiscalidad ecológica incluida una ecotasa turística.

Con todo, el énfasis se pone en un Plan Estratégico a ocho años para el Desarrollo Económico (2015-2023) en el que las medidas estrella son la I+D+i, la reindustrialización inteligente, un Plan de Ahorro y Eficiencia Energética, la promoción de las energías renovables (con especial mención a la solar fotovoltaica) y la transición energética, la recogida selectiva de residuos y la reconversión ecológica de la agroindustria. Todo bien “verde” como se ve.

Por todo ello, y sobre todo por la necesidad de contribuir a que se produzca un cambio político en esta región tan castigada desde hace tanto por la mayoría absolutista del PP,  no tengo ningún pudor en pedir el voto para Podemos en las elecciones a la Comunidad de Madrid del próximo domingo 24 de mayo. Y espero que todos mis seguidores y los votantes y simpatizantes de EQUO en Madrid hagan lo propio.

¡El cambio empieza el día 25!

Share Button

Desidia ambiental en Madrid

logotipo_elboletin

Artículo publicado en ElBoletín.com el 20 de mayo de 2015 (http://www.elboletin.com/opinion/116585/desidia-ambiental-madrid.html)

Nos enfrentamos a unas elecciones autonómicas y municipales cruciales, donde el ansia de cambio se percibe en el aire. Un aire que, por cierto, en Madrid está altamente contaminado. Pero eso no es extrañar. La absoluta falta de interés del Partido Popular por la protección del medio ambiente madrileño ha conseguido desmantelar en 20 años de gobierno lo poco que se había avanzado.

Primero Aguirre, y luego González, han hecho caso omiso de las obligaciones estatales y europeas en materia ambiental y que obligan a todas las comunidades autónomas al cumplimiento de las leyes y directivas. Y para rematar esta absoluta desidia ambiental, han ido poniendo en marcha proyectos y políticas basadas en el ladrillo y el urbanismo desaforado, construyendo infraestructuras ruinosas y sin sentido, como las radiales de peaje, y favoreciendo pelotazos urbanísticos de todas clases, aprobando incluso una ley que permite la construcción en prácticamente cualquier paraje natural por muy protegido que pueda estar.

El abandono del PP es dramático en materia de biodiversidad; no sólo no se ha aprobado ni uno solo de los planes de recuperación de especies amenazadas o de los planes de gestión de los sitios de la Red Natura 2000 exigidos por la Ley de Biodiversidad española, sino que se ha desarticulado la red de espacios protegidos. Incluso la medida estrella de la legislatura, la declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, en lugar de incrementar los niveles de protección y la inversión en conservación, investigación y educación ambiental, la ha convertido en un mero reclamo turístico. Para más inri la gestión, conservación e investigación del Parque Nacional había sido adjudicada a ACS, la constructora de Florentino Pérez, que finalmente ha renunciado a la misma por no ser suficientemente rentable. ¿Cómo se puede subcontratar a una constructora la conservación y la investigación del patrimonio natural de la Sierra del Guadarrama? ¿Cómo le puede resultar rentable a una constructora la investigación de los ecosistemas madrileños si no es a través de la absoluta precarización del personal que vaya a desarrollar los estudios? ¿Y los centros de información? Pues exactamente igual.

El desinterés ha sido de tal calibre, que ni siquiera se ha redactado todavía el Plan de Desarrollo Rural 2014-2020 necesario para recibir fondos europeos y estatales para la puesta en marcha de proyectos de apoyo e inversión que ponga en valor el medio rural.

Ante semejante desolador panorama ¿qué podemos hacer? Pues tenemos que cambiar el modelo productivo ladrillista y depredador que nos ha llevado a ser una de las comunidades más endeudadas y desiguales de España y construir una normativa ambiental de nivel europeo a la altura del siglo XXI. La Comunidad de Madrid tiene que dejar de estar a la cola de las comunidades autónomas del estado español en materia de desarrollo y cumplimiento de la normativa ambiental. El próximo 24 de mayo puedes optar por continuar con el modelo del ladrillo y el cemento, o por un modelo sostenible que haga de Madrid una ciudad verde, sana y sostenible. Tú eliges.

Share Button

Bruselas seguirá estudiando la contaminación de Madrid

(Texto de mi comparecencia en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo el 5 de mayo de 2015)

En 2011 EQUO denunció ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo que la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid infringían la Directiva 2008/50 relativa a la calidad del aire y la atmósfera en Europa.

Concretamente nos referíamos a las partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), el NO2 y el Ozono (O3). Dicha petición tenía fundamento puesto que la Comisión Europea ha presentado recientemente un dictamen motivado por el incumplimiento de los valores de partículas en suspensión en la Comunidad de Madrid, concretamente en las zonas del Corredor del Henares y Urbana Sur.

Sin embargo, Madrid aún no ha sido llevada ante el Tribunal de Luxemburgo por el incumplimiento reiterado de la normativa referente al NO2 y al Ozono, dos de los contaminantes más peligrosos para la salud humana, que según la Agencia Europea de Medio Ambiente provocan más de 20.000 muertes prematuras al año en España, 2.000 solo en Madrid, 12 veces más que las muertes por accidentes de tráfico.

De hecho, los informes realizados por la ONG ambiental Ecologistas en Acción demuestran que llevamos cinco años (2o10-2014) de incumplimiento de los valores máximos de NO2 en Madrid y su Comunidad. Incluso en los primeros días de enero de 2015 se han superado ya los límites anuales de NO2 en seis de las 24 estaciones de medición de la ciudad de Madrid. Y eso en sólo cinco días.

Más preocupante aún por sus efectos sobre la salud, son los niveles registrados de Ozono. La Directiva 2008/50 señala que no se pueden rebasar los valores objetivo de ozono en tres años consecutivos. Sin embargo esos valores está siendo sistemáticamente superados en toda la Comunidad de Madrid, al menos desde 2011, según los datos oficiales.

Por todo ello, solicitamos que el Parlamento Europeo solicite a la Comisión Europea la apertura de un procedimiento de infracción ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo por el incumplimiento sistemático de los valores máximos de NO2 y Ozono en Madrid y su Comunidad Autónoma, y por la falta de medidas correctoras contundentes que eviten las graves consecuencias sanitarias que estos contaminantes producen en la ciudadanía de Madrid.

Share Button

La confluencia marca tendencia

Logo-Público

Artículo publicado en Público.es  (2 de mayo de 2015)

Ya son una realidad. Esta semana se publicaron, tras sobresaltos e intentos de impugnación varios, las listas definitivas para estas elecciones municipales y autonómicas. Nada particular, si no fuera porque entre ellas destaca un fenómeno completamente nuevo: casi un centenar de candidaturas de unidad popular en las 179 localidades que componen la Comunidad. Entre ellas destaca con luz propia la candidatura de Ahora Madrid, encabezada por Manuela Carmena, una estela que también han seguido las grandes localidades de la región.

Todas ellas comparten en su adn primarias abiertas a la ciudadanía, listas paritarias en cremallera, estrictos códigos éticos que incluyen limitación de mandatos y de salarios, y programas participativos elaborados de abajo a arriba. Estas confluencias establecen fórmulas electorales nuevas, alejadas de las típicas sopas de siglas de partidos y basadas en la cooperación política entre iguales, ciudadanos y ciudadanas independientemente de su filiación. Muchas de las candidaturas más grandes, como Madrid, Móstoles, Alcorcón, Leganés o Fuenlabrada, han optado por partidos “instrumentales”; aunque también se presentarán agrupaciones de electores como las de Getafe, Parla, Valdemoro o Alcalá de Henares que han sido capaces de recoger las firmas exigidas por la Ley Electoral para presentarse. La coalición “sin siglas” ha sido la opción preferida por la mayor parte de los municipios pequeños y medianos, algunos tan significativos como Colmenar Viejo o Pinto, en la que los partidos han prestado su legalidad para la presentación formal de las candidaturas, pero renunciando a su nombre y siglas.

Esta efervescencia de candidaturas ciudadanas alejadas de las viejas marcas se debe sin duda al cansancio derivado de unas mayorías políticas totalmente ajenas a los intereses de la gente y a la falta de perspectivas efectivas de cambio real. Pero también existen otras causas: el impulso de Ada Colau en Barcelona y de Ganemos en Madrid; la decisión de Podemos de no presentarse a las municipales con su marca; la apuesta decidida de partidos como EQUO por el nuevo proceso de cooperación política, y hasta IU quien en un primer momento también participó en este proceso, para finalmente dar la espalda a la decisión de la militancia de elegir candidatos favorables a esta confluencia. Pero sobre todo, han sido posibles gracias a la generosidad de cientos de personas dispuestas a invertir muchas horas de sus vidas en reuniones y asambleas interminables en aras de alcanzar acuerdos y consensos que permitieran llevar a buen puerto este proceso.

Han sido unos meses frenéticos hasta que se han presentado las candidaturas de estas listas ciudadanas, experimentando sobre la marcha una metodología de participación política iniciada por las asambleas del 15M, pero absolutamente inédita en nuestro país en términos electorales; y eso a pesar de que la legislación electoral española no está pensada precisamente para favorecer la participación política, sino todo lo contrario.

No siempre la experiencia ha sido coronada por el éxito. Los desencuentros han sido numerosos y en algunos casos han acabado con la ruptura o divisiones. Afortunadamente, en la mayoría de las localidades se ha impuesto el sentido común y la generosidad de los distintos actores, que a pesar de proceder en muchos casos de culturas políticas muy diferentes han estado dispuestos a aparcar las diferencias (y siglas) para construir un proyecto de cambio capaz de derrotar a los viejos partidos.

La fuerza y la ilusión de muchos miles de personas han sido tremendas y ha llevado en volandas a estas confluencias, no sin un enorme sacrificio por parte de cientos de voluntarios y candidatos. Pero ahora nos enfrentamos a la prueba de fuego de las elecciones y hay que afrontar una dura campaña sin demasiados recursos económicos y con poca experiencia previa, así que necesitaremos dar lo mejor de nosotros mismos. Por esta razón este domingo tendremos un encuentro de las candidaturas madrileñas de unidad popular para compartir experiencias y sumar fuerzas en las apasionantes semanas que tenemos por delante. No ha sido fácil llegar hasta aquí, pero estoy convencido que la ciudadanía premiará todo este esfuerzo el próximo 24 de mayo.

Share Button

Llevemos la ecología política a la Asamblea de Madrid

Los Berrocales es uno de los mayores horrores urbanísticos de la Comunidad de Madrid

Los Berrocales es uno de los mayores horrores urbanísticos de la Comunidad de Madrid

Me he presentado como precandidato de EQUO al parlamento autonómico de la Comunidad de Madrid porque pienso que necesitamos ecologizar urgentemente la Asamblea de Madrid.

Soy madrileño, de padres y abuelos (salvo uno, de Valencia de las Torres, provincia de Badajoz), me crié en el Batán, al lado de la Casa de Campo, aunque mis dos hijos son vallecanos porque llevo más de veinte años viviendo en este barrio, uno de los más populares de la capital. Son los años que el Partido Popular gobierna en la Asamblea. Son los años que el medio ambiente y la ecología llevan desaparecidos de la política madrileña (en el Ayuntamiento de Madrid aún más). Desde entonces sólo las leyes estatales y sobre todo las directivas europeas han impedido que el PP de Madrid haya arrasado con todo. Aún así, Esperanza Aguirre desdobló la M-501 contra las sentencias de tribunales propios y extraños y Gallardón tuneló el río Manzanares para construir su obra magna.

Pero el cúmulo de catástrofes es innumerable. Madrid es la comunidad autónoma que seguramente tenga la política ambiental más desastrosa. En Madrid las energías renovables brillan por su ausencia, con la cantidad de tejados disponibles para autoabastecer la ciudad que algunos cálculos equiparan a lo que podría producir una nuclear. Los ríos están hechos un asco en sus tramos medios y bajos sin que se haya realizado un mínimo esfuerzo por su restauración como corredores ecológicos y de esparcimiento, mientras se intenta privatizar el Canal de Isabel II una y otra vez (¿alguien duda que no lo intentarían otra vez si ganan?). La política de movilidad es tan mojigata como la propia Ana Botella, a pesar de que el número de muertes al año por la contaminación ronda las 2.500 personas. El desarrollo urbanístico ha sido gigantesco y sobredimensionado, especialmente en los años de la burbuja, devorando miles de hectáreas de tierra fértil que ahora yace en muchos caso abandonada (véanse por ejemplo Los Berrocales), mientras 260.000 viviendas permanecen vacías y se han desahuciado a casi 1.500 personas en los últimos tres años, de ellas casi la mitad menores de edad. La política de residuos es caótica y basada en la incineración y el beneficio de las grandes empresas de basuras, totalmente alejada de lo que suponen las tres “R”. Los parques naturales languidecen sin presupuesto ni gestión, las especies amenazadas permanecen en el limbo (Madrid es la única comunidad autónoma que no ha aprobado un solo plan de recuperación, ni siquiera para el águila imperial), mientras se fomentan la caza mayor, las corridas y los festejos taurinos por toda la región.

No sigo para no cansar, pero para una cosa que cumplen, la creación del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, se limitan a las cumbres y desarrollan una legislación tan débil que según Ecologistas en Acción el parque estaba mejor protegido antes de la declaración. De hecho ahora se autorizan más cacerías que antes.

Esto debe cambiar y yo estoy dispuesto a trabajar por ello desde el convencimiento personal y el conocimiento personal.

No es desde luego lo único que hay que cambiar en la Comunidad. Hay que revertir las políticas antisociales del PP, devolver a la sanidad y la educación los estándares de calidad y gratuidad necesarias para cumplir con la universalidad de estos servicios esenciales. Hay que construir una política de dependencia y servicios sociales a la altura de un país europeo del siglo XXI. La investigación científica y la cultura deben ser puntales esenciales del desarrollo en una región que cuenta con la sede del CSIC y con seis universidades públicas, ahogadas presupuestariamente por un gobierno retrógrado que teme al conocimiento y favorece la religiosidad. Las artes y el teatro deben ser potenciadas debidamente como puntales básicos de atracción para el turismo. No todo son farolas, marquesinas y plazas de granito.

Por no hablar de darle a la ciudadanía el protagonismo democrático que le corresponde y que todos estos años de caspa pepera nos han robado. Literalmente.

Además, en EQUO tenemos pruebas de que un programa de gobierno basado en estos ejes de nuevo modelo productivo, sostenibilidad, derechos sociales y participación pública sería capaz de generar 250.000 empleos en cuatro años. Eso supone reducir a la mitad el desempleo en la región que ahora mismo es algo mayor de medio millón de personas (612.000 según la EPA).

Como hemos dicho tantas veces, tenemos un plan, pero necesitamos gente y apoyo para llevarlo a la práctica. En ese empeño estoy, y si eres simpatizante o afiliado de EQUO espero que me votes como precandidato a la Comunidad de Madrid. Gracias.

 

Share Button

Desproporción

Alejandro17cofrentescofrentes-09

Todo lo que está pasando últimamente con Greenpeace es de una desproporción que asusta y que demuestra el autoritarismo de nuestro gobierno cuando se enfrenta a las protestas ciudadanas.

Desproporcionado fue el ataque de las lanchas de la Armada española contra las de Greenpeace cuando protestaban por el comienzo de las prospecciones petrolíferas en Canarias.

Desproporcionada es la petición de tres años de prisión y 350.000 euros de multa a los 17 activistas de Greenpeace que se colaron en Cofrentes para hacer una pintada en la torre de refrigeración. ¡Tres años! ¡Por hacer una pintada!

Desproporcionada, en fin, es la Ley Mordaza con la que pretenden acallar el derecho a la protesta pacífica. ¡Salve Greenpeace y abajo las nucleares!

 

Share Button

¿Hay alternativa verde a Podemos?

De un tiempo a esta parte, cada vez que alguien me pregunta por EQUO acabamos hablando de Podemos. Desde luego, es el fenómeno mediático y político de moda, pero la cuestión comienza a ser ya cansina. Para su fortuna, Pablo Iglesias y compañía han irrumpido en la política en el momento justo, tras tres años asfixiantes del PP, con un Rajoy falto de iniciativa y completamente desbordado por la corrupción y el independentismo catalán, y la población extenuada tras la crisis económica más larga que hemos sufrido en nuestra vida y recortada hasta la brutalidad en sus derechos más elementales. Y además han tenido la suerte o el mérito de llamar la atención de algunas televisiones que lo han expuesto al público hasta la saciedad. Algo nunca antes visto. “Pablo Iglesias ha salido más veces en la tele en un mes, que yo en toda mi vida”, declaraba el otro día Cayo Lara. Para qué vamos a compararlo con las veces que hayamos salido los de EQUO…

EQUO parece haber nacido con tres años de adelanto, justo antes del 15-M, pero además es que a EQUO se le maltrató desde la izquierda hasta límites insospechados y, desde luego, no vistos en el caso de Pablo Iglesias y los suyos. No en vano ellos vienen de la izquierda radical y allí todavía los sienten de los suyos y los tratan con guante de seda, aunque ya hayan emprendido el camino al centro.

Podemos parece llenarlo todo a la izquierda del PSOE, pero todavía somos muchos los que trabajamos en otras formaciones políticas y lo vamos a seguir haciendo. Vamos a seguir, porque Podemos ya está demostrando que no es el proyecto de democracia horizontal y participativa que promulgaban sus fundadores, sino una marca alrededor a un líder dispuesto a sustituir a otras marcas y otros líderes, prometiendo muy parecidas cosas a las de algunos líderes que hemos tenido en este país y que nos han defraudado estrepitosamente. No sé ustedes, pero yo no pienso confiar en un líder que tiene menos contrapesos en la dirección que el PSOE o que Izquierda Unida, y que se comporta con una democracia “digital” mucho más parecida a los “dedazos” del Partido Popular que a un partido democrático al uso europeo, como se ha podido comprobar recientemente:  http://www.eldiario.es/politica/Pablo-Iglesias-primera-Ejecutiva-Podemos_0_325467500.html y http://www.eldiario.es/politica/Iglesias-implicara-personalmente-dirigentes-Podemos_0_327918150.html. Yo, no sé ustedes, prefiero tener órganos de coordinación elegidos entre todos en listas abiertas, donde la pluralidad viene de suyo, y construir una democracia libre, participativa y deliberativa, con más portavoces y menos líderes.

Entiéndanme, me parece legítimo si la gente le vota y es posible que si no existiera EQUO yo también apostara por él, como en dos ocasiones confié en Felipe González y en Zapatero. Pero no erraré una tercera vez. Ahora tengo una alternativa y además esa alternativa es verde y es ecologista. Puede que no sea tan mediática ni tan conocida, pero sus propuestas están mucho mejor enfocadas a revolucionar un sistema económico y político fraudulento que ha llevado al borde de la ruina y la desesperación a miles de familias y que además lo hace destruyendo el futuro de nuestro planeta y nuestro medio ambiente. Propuestas elaboradas de forma realmente horizontal y colectiva, sin que el líder de turno las mediatice de forma irreversible.

Los dirigentes de Podemos firmaron el manifiesto ecologista y antiproductivista “Última Llamada”, pero las ideas que expresan en debates y tertulias, y el reciente encargo a Torres y Navarro de su programa económico, desmienten este manifiesto. Monedero y Navarro han despreciado en numerosas ocasiones el ecologismo político que representan los partidos verdes y que justamente defienden más que nadie el cambio civilizatorio propugnado por Última Llamada. Pablo Iglesias está diseñando un partido programado para ganar a toda costa y barrer a “la casta” sin distracciones intermedias. Pero en el camino sacrifican cosas que a mí no me parecen de recibo. Yo desde luego comparto la necesidad de derribar al bipartidismo por medios democráticos y supongo que podremos colaborar con Podemos en ese objetivo, así como en la necesidad de realizar un proceso constituyente mediante el que construyamos entre todos una democracia más libre y más justa. Pero el fin no justifica los medios y creo que esa nueva realidad debe construirse desde el pluralismo político, que representan EQUO y otras fuerzas políticas.

Y en ese nuevo tablero EQUO es la alternativa verde a Podemos y a todos los demás partidos. Porque no se puede salir de esta crisis con recetas socialdemócratas como nos anuncia Pablo Iglesias para “ganar la centralidad del tablero”. Ya sabemos que no sirven. Ya hemos oído esos discursos en boca de otros líderes que también eran muy carismáticos y buenos oradores. Necesitamos vivir con menos para vivir mejor y dar una oportunidad a nuestros hijos y a los demás pueblos de nuestro planeta. Apostar por el crecimiento y por el consumo es profundamente erróneo y solamente prolongará la agonía de nuestra civilización. Necesitamos emprender ya la transición hacia un nuevo modelo económico, basado en la justicia social y el respeto a los recursos naturales y a las personas. Hay que abandonar el uso de combustibles fósiles cuanto antes y emprender decididamente el camino del 100% renovables, y no veo nada de eso en Podemos.

Yo creo que hay una alternativa verde a Podemos, y se llama EQUO.

 

Share Button

Por un Madrid respirable: Ganemos Madrid

madrid-basura-6

A finales de octubre los niveles de contaminación en Madrid se elevaron de nuevo hasta niveles intolerables. A ello hay que sumar el problema de la limpieza y la recogida de basuras que amenaza con cronificarse. Dos perlas de la alcaldesa Ana Botella, que no hay que olvidar que antes de heredar el Ayuntamiento de Gallardón ya era concejala de Medio Ambiente, con lo que su responsabilidad en la materia es doble. Afortunadamente, no le queda ya mucho en el Ayuntamiento…

Pero si Madrid se está volviendo estas últimas semanas irrespirable hasta el vómito y la náusea no es por las ya acostumbradas contaminación y basura en nuestras calles, sino por la interminable lista de casos de corrupción política patrocinados por el Partido Popular. A la Gürtel, Bankia, las tarjetas black, se ha sumado ahora la Operación Púnica, destapando parte de la pestilente corrupción que impregna al Partido Popular hasta los cimientos y sumando otro buen puñado de imputados a los de la Gürtel. Dejando claro que la Comunidad de Madrid de Aguirre, Granados y González está tan corrompida o más que la Comunidad Valenciana de Zaplana, Camps y Fabra. Para remate, Esperanza Aguirre nos obsequia con el paripé de sus audiencias públicas a las personas alcaldables y a continuación nos hace otro ejemplo de despido en diferido que sí pero no, al más puro estilo Cospedal, dando de baja a Beltrán Gutiérrez de la sede nacional del partido en Génova, por gastarse 58.000 euros con una tarjeta black, para contratarle al día siguiente en el PP de Madrid -que también está en Génova 13, solo que en la primera planta-.

Para enfrentarse a todo ello ha surgido Ganemos Madrid.

Ganemos Madrid es un espacio ciudadano en el que vienen participando, desde antes del verano de 2014, personas de los movimientos vecinales, colectivos sociales y partidos políticos de Madrid, entre ellos EQUO, y que pretende impulsar una candidatura ciudadana para ganar el gobierno municipal y desalojar a los corruptos del Ayuntamiento. A través de un proceso participativo se están creando las estructuras y el programa para poder afrontar estas próximas elecciones. Y también se están recabando firmas de apoyo, tal y como se hizo en Guanyem Barcelona. La presentación que tuvo lugar el pasado 4 de noviembre en el Círculo de Bellas Artes fue todo un éxito de público, varios cientos de personas se quedaron en la calle sin entrar (entre otras yo mismo y muchas otras personas de EQUO), pero de momento es una iniciativa puramente municipal restringida a la ciudad de Madrid y unas pocas localidades cercanas. Pero también se está hablando cada vez con mayor fuerza de montar un “Ganemos la Comunidad de Madrid”, y aunque parece que la voluntad de Podemos y el sector más tradicional de Izquierda Unida no van por ahí, espero que la ilusión de las bases les convenza porque es necesaria la unidad para poder superar al PSOE y al PP en las urnas con holgura.

Si crees que el intento merece la pena firma aquí: https://apoya.ganemosmadrid.info/

Por un Madrid respirable, limpio y libre de corrupción. Ganemos Madrid.

Share Button

El gobierno al rescate de las multinacionales

Decía en mi último post sobre los parques nacionales, que permitir la caza en determinadas fincas de Cabañeros no puede entenderse más que como un intercambio de favores entre el gobierno y sus amigos empresarios y terratenientes. Entre los favorecidos más destacados por la enmienda introducida a última hora en el Senado están los Albertos, propietarios del 12,5% de ACS.

La empresa presidida por Florentino Pérez, que posee otro 12,5%, justamente es la gran beneficiada por el “pelotazo” de la semana. Ha recibido nada menos que 1.350 millones de euros por renunciar a construir un proyecto -el almacén submarino de gas Castor- que ha resultado un auténtico fiasco y ponía en peligro la integridad del litoral de Castellón y Tarragona. No parece que el riesgo empresarial figure en el vocabulario de Florentino, especialmente cuando sus apuestas las cubre el gobierno con presteza. Porque parece que lo lógico, antes de pagar ese dineral, es que el gobierno hubiera buscado dónde están las responsabilidades de este multimillonario fracaso; quién realizó los estudios de viabilidad y construcción, quién firmó las autorizaciones correspondientes y cómo se llevaron a cabo las perforaciones. Digo yo que 1.350 millones merecen una “pequeña” comisión de investigación.

Pero es ya a todas luces evidente que lo último en lo que piensa este gobierno es en defender el interés general de la ciudadanía. Hay antes de eso muchos favores que pagar.

La semana termina con la imagen de las lanchas de Greenpeace abordadas por las patrulleras de la Armada, mientras intentaban protestar, tan pacíficamente como siempre, contra el proyecto de prospecciones petroleras de Repsol. Un proyecto repudiado por el pueblo canario, tanto en las calles como a través de sus instituciones democráticas, que han llegado a pedir la celebración de un referéndum en las islas que por supuesto ha sido despreciado por el gobierno. Desprecio a la voluntad popular y apego a la multinacional Repsol; hasta el punto de poner a su servicio a las fuerzas armadas, causando heridas graves a una joven italiana. De nuevo el uso desproporcionado de la fuerza -ahora ya militar- contra las protestas pacíficas de los ciudadanos. De nuevo las lanchas de Greenpeace defendiendo a un pueblo frente al establishment petrolero patrocinado por un gobierno que vive de espaldas a sus propios ciudadanos. Pero hoy no hablamos de Rusia, sino de Soria y de Rajoy.

No se puede caer más bajo. El gobierno de Rajoy es ya como un personaje de película americana. El paradigma del político que defiende los intereses de las grandes empresas aunque eso le cueste la antipatía y la indignación de sus compatriotas. ¿A cambio de qué? ¿De empleo? ¿O de suculentos donativos para las campañas? ¿ O quizás de futuros puestos en consejos de administración?

 

 

Share Button