Primarias en EQUO: elegir es un fastidio… cuando los candidatos son buenos

banner_web_0

Tras un largo proceso de primarias, en el que han participado 70 candidatos y candidatas de lo más variado, EQUO elegirá del 1 al 10 de marzo la persona que encabezará su candidatura. Candidatura que será compartida además con Compromís y otras fuerzas políticas en una coalición que intentará ofrecer una alternativa distinta a las opciones clásicas -PSOE, PP, IU, UPyD y nacionalistas soberanistas ya sean de izquierdas o de derechas-. Se trata además de una alternativa donde la ecología política tendrá un peso específico muy importante y cuyo objetivo es obtener eurodiputados para el grupo parlamentario europeo Verdes-ALE.

Aunque no se trate de elegir al futuro presidente del Gobierno, encabezar la candidatura europea es importante, y para EQUO aún más, dado que se trata solamente de nuestra segunda cita electoral de ámbito estatal. Para otros partidos, Bruselas es un cementerio de elefantes en el que jubilar a personas significativas que ya no juegan un papel importante en casa. No es así para EQUO, como están demostrando sus primarias abiertas. L@s cuatro candidat@s finalistas son gente joven y sobradamente preparada, como en el anuncio, y quizás no estén todos los que son -gente muy válida se ha quedado a las puertas-, pero si son todos los que están.

Sin embargo, hay que elegir, una tarea siempre difícil y fastidiosa cuando los candidatos son tan válidos. Pero yo lo tengo claro y lo intentaré explicar para aquell@s compañer@s y participantes en estas primarias abiertas a la ciudadanía que puedan no tenerlo tanto por no conocer bien a l@s candidat@s. Lo hago consciente de que hay personas en EQUO que opinan que los que ostentamos cargos de responsabilidad en el partido deberíamos ocultar nuestras preferencias. No es desde luego lo que yo pienso, no he llegado hasta aquí para callarme mis opiniones. Los que me conocen saben además que no soy muy amigo de ocultarlas. Seguramente si fuera de otro modo no estaría ahora en EQUO.

A finales de 2010 inicié con Juantxo López de Uralde y otros pocos compañeros la aventura de poner en marcha un nuevo proyecto político en España, con la vocación de constituir una plataforma que diera por fin cobertura a la gran ausente de nuestro panorama político, la ecología política, en el marco del Partido Verde Europeo. Una de esas pocas personas era Reyes Montiel, a la que no conocía personalmente hasta entonces, aunque sí conocía de sus actividades contra la trama Gürtel. Con ella compartí candidatura un año después en las elecciones generales de 2011, justo por detrás de Juantxo López de Uralde e Inés Sabanés. Reyes fue una de las primeras personas que apostaron por montar EQUO, y lo hizo como nosotros, abandonando su “poltrona” particular, cambiando la comodidad de un escaño en la Asamblea de Madrid por un futuro político lleno de incertidumbre, pero con la ilusión de los que construyen algo nuevo. Su caso es más valiente si cabe que el de Juantxo y mío, porque ella abandonó Izquierda Unida para ganarse la vida como autónoma, mientras que nosotros al menos pudimos asignarnos un salario para trabajar en la construcción del proyecto a tiempo completo, aunque fuera ciertamente muy inferior al que estábamos acostumbrados en nuestras respectivas organizaciones. Creo que eso es suficientemente significativo de hasta donde llega la convicción de Reyes por este proyecto.

Desde finales de 2010 pocas personas han dedicado más horas a que EQUO prosperase y madurase. Todavía hoy, como Coportavoz Federal debe ser una de las pocas personas de este país que le dedica tantas horas a la política sin cobrar por ello. No debe ser fácil compatibilizar ser madre y profesional autónoma, con la política y además ponerle la pasión que ella le pone. Todo esto desde mi punto de vista ya es suficiente para que merezca todo mi apoyo.

Pero además creo que tiene una serie de cualidades objetivas que la hacen la mejor candidata de EQUO para el Parlamento Europeo. Reyes es una persona joven y activa, pero a pesar de su juventud tiene una gran experiencia como parlamentaria. En la Asamblea de Madrid se convirtió en el azote de Esperanza Aguirre y el actual Presidente, Ignacio González, en la investigación de la trama Gürtel, como dan testimonio diversos videos memorables. Si hubiera tenido la idea de las camisetas a lo mejor sería tan famosa como Mónica Oltra ;)  En todo caso, para una formación tan nueva como EQUO es importante contar con personas de experiencia que demuestren a l@s ciudadn@s que realmente podemos hacer el trabajo que queremos hacer, y que son capaces de confrontar con tiburones de la política del calibre de los mencionados.

Es una persona pionera del gobierno abierto y la democracia directa. No me extenderé mucho en ello, porque quizás sea su faceta más conocida actualmente, ya que ha sido seguramente la persona que más ha impulsado dentro de EQUO las actividades relacionadas con la democracia participativa. El #CongresoTransparente entra de lleno en su haber y es una garantía de que Reyes llevará al Parlamento Europeo nuevos modos de participación pública.

Es una experta en temas ecologistas y en su bagaje político destaca, además de la lucha contra la corrupción en la Comunidad de Madrid, su labor como portavoz de medio ambiente en la Asamblea durante tres años, donde luchó asuntos como el plan de residuos, la Cañada Real, los derechos de los agentes forestales, la ampliación de la M-501 y la M-30 o el Parque Nacional del Guadarrama. Durante los últimos años además ha estado trabajando profesionalmente como consultora en la investigación y difusión de los empleos verdes en España.

Reyes es además una gran conocedora de la política española y de las políticas europeas aplicadas a la realidad de nuestro país,  porque irse a Bruselas no puede hacer olvidar las políticas nacionales, sino antes al contrario, necesitamos que el Parlamento Europeo y el propio Grupo Verde se “contamine” mucho más de las ideas de los ecologistas españoles. Tiene además una relación personal excelente con la gente de Compromís y de otros grupos políticos con los que vamos a tener que cooperar en los próximos años.

Para terminar, y sin querer ser exhaustivo, debo mencionar que elegir a Reyes como candidata supondría demostrar que EQUO da una gran importancia a la participación de la mujer en la política, llevando nada menos que a su Coportavoz a Bruselas. También en esto tiene experiencia, pues fue portavoz de mujer y juventud en su estancia en la Asamblea de Madrid. Entre sus logros se encuentra por ejemplo que la EMT permitiera subir carritos de bebé a los autobuses. Una anécdota quizás, pero que facilitó la vida de miles de madrileñ@s.

Para saber más, puedes leer esta entrevista http://www.eldiario.es/politica/Reyes-Montiel-primarias-Equo-elecciones_0_201930512.html

O visitar su página web: www.reyesmontiel.net.
Reyes_Montiel_EDIIMA20131129_0641_13

Share

La vergüenza del parany

Parany-pitroget-Vila-realDS

Petirrojo capturado en un parany

parany-aves

Una curruca -ave insectívora protegida- es sacrificada por un paranyer tras su captura

 

Pocas prácticas de caza hay más crueles e indignantes que el parany. El parany (“trampa” en valenciano) es un árbol o grupo de árboles (típicamente un algarrobo) en los que se ponen montones de varillas impregnadas de liga, una sustancia tan pegajosa que cuando los pajarillos se posan en el árbol, las plumas se les quedan pegadas de tal forma que son incapaces de remontar el vuelo y quedan inermes a merced del propietario del parany. Muchas de ellas directamente caen al suelo que normalmente ha sido limpiado de todo obstáculo e incluso enlosado para que ningún pájaro se pueda escabullir en la maleza. Por desgracia muchas no mueren en el momento, sino que sufren una larga agonía hasta que llega el “cazador” y les rompe el pescuezo o les aplasta la cabeza. Literalmente.

Antiguamente, el cazador pasaba toda la noche en el parany, porque tenía que reclamar a las aves migrantes -muchas especies migran de noche- con un silbato para que bajaran a su árbol. Hoy día usan reproductores automáticos que pueden estar funcionando días enteros. Simplemente el paranyer se acerca cuando tiene un rato para recoger su macabra cosecha sin ningún esfuerzo.

En muchos puntos del Mediterráneo se empleaba la liga combinada con reclamos para capturar aves migratorias, pero en ninguna parte se ha alcanzado el grado de sofisticación del parany. Los árboles son podados y preparados durante años, se vallan y se limpian para facilitar la recogida de las aves, y muchos de ellos tienen cabañas o incluso casitas adosadas, con la cocina preparada para freír los zorzales y otras aves capturadas. Son los zorzales o tordos (aves de tamaño medio de la familia del mirlo) el objetivo de los paranyers. Los zorzales son aves cinegéticas en la legislación española, es decir, se puede permitir su caza, pero en realidad en la trampa caen muchos otros ejemplares de especies protegidas, especialmente insectívoras como el petirrojo, la curruca capirotada, los colirrojos, etc., etc. En este espeluznante video de SEO/BirdLife se puede visionar cómo funciona un parany.

Caza ilegal de aves: parany

En todo caso, el parany, como tantos otros artilugios empleados para matar animales en masa, está prohibido por la legislación europea desde 1979, precisamente por ser un método de caza masivo y no selectivo. El paranyer no puede controlar que en su trampa caigan especies protegidas. En consecuencia, los paranys deberían haber desaparecido de nuestros campos cuando España entró en la Unión Europea, en 1986. Pero todavía quedan unos cuantos centenares activos, sobre todo en Castellón, pero también en el sur de Cataluña, donde los llaman “barracas” (ver aquí un mapa: http://www.accioecologista-agro.org/paranymaps/map.php)

Lógicamente, el parany está prohibido también por la legislación española desde el año 1989, y los ecologistas llevamos luchando años para que se erradique esta práctica cruel y vergonzosa. Pero las autoridades valencianas (y hasta hace poco también las catalanas) nunca han ejercido de tales en esta cuestión, y han adoptado una posición permisiva y prevaricadora que raya en lo criminal. Así, se negaron a prohibir esta práctica durante años, y de hecho daban cientos de permisos apoyados en la tradicionalidad del método. Pero la tradición no es un motivo legal para exceptuar esta práctica y en consecuencia un tribunal detrás de otro han ido condenando la práctica del parany, desde Bruselas al Supremo, pasando por los tribunales valencianos e incluso el Constitucional.

Así que llegamos a 2013, pleno siglo XXI, con el parany prohibido y condenado por todas las instancias jurídicas europeas y nacionales. Y entonces los paranyers, desesperados por no poder seguir matando pájaros, presionan a la Consellería del ramo hasta que a ésta se le ocurre realizar un “estudio científico” de las aves migratorias mediante el empleo del parany.  No se puede caer más bajo. La reacción ecologista no se ha hecho esperar (ver por ejemplo, http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/10/19/valencia/1382208848_143675.html). También ha sido contundente, la de los investigadores en aves migratorias que han negado en distintos escritos que el parany tenga ningún interés científico: http://www.seo.org/2013/10/14/investigadores-y-docentes-de-las-universidades-de-valencia-y-zaragoza-contra-la-practica-del-parany/

No es la primera vez que prácticas cinegéticas abusivas o incluso abiertamente ilegales intentan burlar la legislación europea a través de todas las artimañas posibles, incluidos supuestos estudios científicos. Lo hemos visto con el caso de la caza de palomas en contrapasa en Euskadi y Navarra (en el paso primaveral, prohibido por la Unión Europea), que llevó a la condena por prevaricación del diputado foral correspondiente en Bizkaia, o de los lobos al sur del Duero, o la polémica de la caza en parques nacionales bajo el subterfugio del control de poblaciones. Realmente es extraordinario el despliegue que desarrollan algunos estamentos de cazadores en los países mediterráneos para intentar por todos los medios cambiar o sortear los impedimentos legales a su matanza. Es esta una diferencia cultural muy importante de España, Francia o Italia respecto a países como Alemania, Gran Bretaña, Holanda o EEUU, donde la conservación de la naturaleza tiene la máxima importancia social. Una diferencia además que nos avergüenza a los ecologistas del sur ¿Seremos capaces algún día de cambiar el “Ave que vuela a la cazuela” por “Ave que no has de cazar, déjala volar”?

Share

Greenpeace: admirable determinación, admirable pasión

Siempre me han parecido admirables las acciones de Greenpeace. No sólo por tener la enorme virtud de atraer los focos hacia problemas ambientales que de otro modo van quedando relegados en las agendas mediáticas y políticas, sino también por la valentía de los voluntarios que en ellas participan, muchas veces con riesgo real para su propia vida -desde aquellas lanchas que se oponían al hundimiento de bidones radiactivos en la fosa atlántica frente a Galicia-, y otras muchas sabiendo que van a pasar malos tragos con las autoridades, como el ocurrido al “comando de Copenhague” cuando se colaron en la cena de la reina de Dinamarca, o a los que abordaron el submarino nuclear en Gibraltar, y ahora a los 30 de la tripulación del Arctic Sunrise, detenidos por el gobierno ruso en una gélida cárcel de Murmansk.

Admirable determinación y admirable pasión por la defensa de la naturaleza. El Ártico se derrite, año a año, víctima del calentamiento global y de la falta de decisión política de nuestros gobernantes, secuestrados en su mayoría por los mercados y las compañías energéticas. Es el síntoma más evidente de que nuestro planeta está enfermo y que urgen soluciones, pero la sociedad está demasiado aturdida por la crisis económica como para tomar medidas ante la crisis global que tenemos encima. Por eso, la acción del Arctic Sunrise es un electroshock en la conciencia de la gente. Gracias a los 30 detenidos, miles de personas se han parado a pensar en lo que le está sucediendo al planeta, porque treinta voluntarios han puesto en riesgo su vida -un milagro que nadie saliera herido ante los cañonazos y las ráfagas de ametralladora de la armada rusa- y su libertad por algo que nos afecta a todos. “Algo importante debe estar pasando para que estos de Greenpeace arriesguen tanto”.

Por eso, levanto mi blog y proclamo mi solidaridad y agradecimiento a los 30 del ártico, por llevar a las cadenas de televisión de todo el mundo el debate del cambio climático y la necesidad de cambiar urgentemente el uso que hacemos de la energía. Gracias Greenpeace.

 

Share

Propuestas de la Carta por la Ciencia a los presupuestos de 2014

Comparto en mi blog estas propuestas del colectivo Carta por la Ciencia para ayudar a su difusión. Me parece muy importante no ceder en esta presión al Gobierno, primero por solidaridad, porque todavía me siento un poco investigador (me pasé seis años en el departamento de Biología Animal de la Complutense después de la carrera), y segundo por el convencimiento de que un país avanzado no puede dejar caer a un sector estratégicamente tan importante para hacer realidad un cambio de modelo productivo que España necesita como agua de mayo.

“Ante la situación en la que se encuentra la I+D+i en estos momentos en el país y el inminente proceso de elaboración de los Presupuestos Generales de Investigación para el año 2014, con un horizonte anunciado de mejora presupuestaria, el colectivo Carta por la Ciencia se ha dirigido esta semana a todos los partidos del arco parlamentario para solicitarles una reunión urgente con el fin de hacerles llegar nuestra visión de las medidas más urgentes e indispensables a adoptar en estos presupuestos con el objetivo de alcanzar unos niveles mínimos que permitan preservar la competitividad del sector de la I+D tan castigado en los últimos años.

Las propuestas que esperamos que tanto el gobierno como los partidos políticos puedan incorporar a sus iniciativas en torno al próximo debate de los presupuestos son las siguientes:

1.- Recuperación de los niveles de financiación pública existentes en 2009, a lo largo de los tres próximos ejercicios presupuestarios, de forma que nos aproximemos al promedio europeo del 0,6% del PIB de inversión pública en I+D en los capítulos 1 a 7 (ha caído desde 4.276M € a 2.267M € en el periodo indicado), deberían incrementarse los recursos en 1.909M € en tres años, lo que supone un incremento anual de 636M €. De esta forma podríamos comenzar a recuperar nuestra posición en Europa en cuanto a inversión pública en I+D y con ello marcar una senda de futuro para el país.

2.- Eliminación de los actuales límites de la tasa de reposición de empleo público en el sector de I+D, de modo que puedan incorporarse nuevos recursos humanos de acuerdo a las necesidades reales del sistema de I+D+i y a su convergencia con Europa en científicos por habitante.

3.- Dotación de suficientes recursos para el Plan Estatal de Investigación 2013-2016 de modo que se puedan lanzar y regularizar todas las actuaciones anuales previstas en el mismo cumpliendo los plazos tanto de convocatorias como de resolución de las mismas y llevando a cabo la inyección de recursos en el sistema público de investigación para evitar el colapso de una parte significativa de sus instituciones más emblemáticas.

4.- Creación de la Agencia Estatal de Investigación dotada de unos presupuestos plurianuales adecuados para poder constituirse como una institución autónoma e independiente.

Carta por la Ciencia ha renovado asimismo la petición de entrevista a la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, remitida tras las manifestaciones celebradas el pasado 14 de junio, en más de 20 ciudades, en la que se ha convertido en la mayor movilización en defensa de la investigación pública celebrada en nuestro país y cuyas reivindicaciones no fueron escuchadas por el MINECO. Pensamos que desde su posición como Vicepresidenta Económica puede y debe coordinar los esfuerzos y las decisiones urgentes que han de tomarse para salvar un sector como el de la I+D, clave para el futuro de nuestro país.”

 

Share

Llamamientos a EQUO por “la izquierda”

Cada poco tiempo se escuchan llamamientos a EQUO a formar parte de un hipotético frente amplio de la izquierda para combatir las políticas neoliberales del gobierno del PP. Curiosamente los llamamientos se hacen desde distintos ámbitos de una izquierda más desunida que nunca. Incluso se da la paradoja de que uno de los más fervientes llamadores al frente amplio es un partido recién creado en el seno de Izquierda Unida -Izquierda Abierta- y que reclama para sí cuotas de poder interno del 20%.

Todo ello muy legítimo, por supuesto. El otro día, Izquierda Unida, que recientemente ha aprobado un documento para promover un bloque electoral de izquierdas, nos invitó a una reunión a la que asistieron unas 30 personas representando a 20 organizaciones “de izquierdas”. Muy sintomática de una fragmentación que EQUO no ha provocado. EQUO no asistió a esta reunión por considerar que los objetivos no estaban claros, y porque a pesar de esa supuesta pluralidad, no estaban invitados los otros partidos más importantes de la izquierda. Ni siquiera los socios actuales de Izquierda Unida en el grupo parlamentario, con uno de los cuales compartimos además filiación europea. Si el objetivo es construir un bloque electoral para las elecciones europeas resulta cuando menos extraño que no se invite a la reunión a grupos como ICV o CHA, pero sí se invite a EQUO.

El caso es que esta decisión, que por otra parte no cierra ninguna puerta a otras conversaciones o reuniones bilaterales o multilaterales que se puedan celebrar, nos ha comportado la lluvia subsiguiente y ya habitual de comentarios despectivos desde las filas de la presunta izquierda real: que si fragmentamos la izquierda, que si somos unos sectarios egoístas, que si submarinos, que si esto y que si lo otro.

Me gustaría poder dejar claro que EQUO no puede venir a fragmentar lo que ya está completamente disgregado. No es EQUO la que ha provocado la existencia de una miríada de partidos a la izquierda del PSOE. Esto será responsabilidad de otros. Antes al contrario EQUO ha hecho un esfuerzo titánico por agregar a muchos pequeños partidos verdes y sumar voluntades alrededor de un proyecto de ecología política como nunca se ha visto en nuestro país. A pesar de la falta de fé de muchas personas, y no pocos palos en las ruedas -algunos puestos desde dentro, cosas de las organizaciones abiertas y transparentes-, somos una realidad que ha llegado para quedarse. Pero no vamos a impedir los esfuerzos de Izquierda Unida o de otras fuerzas políticas en recomponer un bloque a su alrededor, de entrada reuniendo a las muchas escisiones que ha venido sufriendo a lo largo del tiempo. Pero EQUO no es una escisión de Izquierda Unida; es un proyecto autónomo y pertenece a una familia política diferente, y tiene todo el derecho a existir desde el momento que tiene una militancia que lo desea y muchos miles de votantes que lo apoyan. Y también tiene derecho a dialogar con las fuerzas políticas que desee. La realidad es que la izquierda española es tan diversa que va a ser tremendamente difícil conformar un único bloque electoral. Y esto tampoco es culpa de EQUO, simplemente es la realidad política -diversa y plural- de nuestro país.

Por otra parte, me llegan al alma los llamamientos para conseguir que “la izquierda” alcance el lugar que supuestamente le corresponde. Hace poco leí que nuestra actitud -la de EQUO- es irresponsable porque perjudicamos a “la izquierda”. Como si “la izquierda” fuese alguna característica sagrada que hay que preservar por encima de todo. Como la libertad, o la igualdad. Sinceramente, no me reconozco en estos planteamientos. Siempre me he considerado un ciudadano de izquierdas, ecologista y librepensante, no se si en este orden, pero desde luego nunca se me ocurriría hacer llamamientos a mayor gloria de “la izquierda”. Creo que la política es mucho más interesante si pone en el centro de su atención los intereses de la ciudadanía, y menos los de la propia organización. En tanto “la izquierda” sirva a esos intereses progresará, y si no los ciudadanos la descartarán.

Share

Desobediencia Solar

Me he hecho “desobediente solar”, una iniciativa de la empresa ECOoo que promueve la instalación de paneles solares en techo y que EQUO apoya por entender que puede contribuir a instaurar un nuevo modelo energético. Se puede invertir desde 100 euros y así poco a poco contribuir a “desenchufarnos” del odioso oligopolio de UNESA denunciado por el documental #Oligopoly 2, que aprovecho para recomendar a todo el que no lo haya visto. Toda la información sobre la propuesta de ECOoo está aquí: http://desobedienciaequosolar.com/

Siempre he defendido que la auténtica revolución renovable tenía que venir de la mano del aprovechamiento energético de los millones de metros cuadrados de tejados que hemos construido. Las grandes plantas de generación de energía eólica o solar, en forma de grandes parques eólicos o huertos solares han contribuido decisivamente a la madurez de estas tecnologías y a aumentar rápidamente la proporción de generación renovable de energía eléctrica hasta niveles que no se creían posibles hace pocos años, pero a cambio no dejan de tener impactos sobre el medio natural, a veces importantes, sobre todo cuando no se evalúa correctamente el emplazamiento. Los grandes parques además están en su mayor parte en manos de las mismas empresas que explotan las nucleares o las centrales térmicas, por lo que la “revolución” renovable queda muy mediatizada por los intereses del oligopolio, y ahora lo estamos sufriendo, cuando deciden que es más prioritario rentabilizar sus plantas de gas que aumentar el peso de las renovables en el mix energético.

Sin embargo, la generación fotovoltaica sobre tejado no tiene esas “contraindicaciones” y además incide en un aspecto clave del cambio a un nuevo modelo energético: la descentralización y democratización de la producción de electricidad. Si una parte significativa de los usuarios se convierten en productores conseguiríamos una auténtica revolución energética, un cambio completo del sistema de producción eléctrica que ahora está dominado por cuatro o cinco corporaciones. Se reduciría enormemente nuestra dependencia tanto de los combustibles fósiles como de las grandes corporaciones de energía. Y para los que vivimos en un piso y no tenemos la posibilidad de hacer nuestra propia instalación esto solo es posible a través de iniciativas como la de ECOoo.

Pues aquí os dejo el video que me grabaron el día que firmamos el convenio de colaboración:

Share

Lo llaman sostenibilidad y no lo es

oseMe escribe Luis Jiménez Herrero para despedirse como director del Observatorio de la Sostenibilidad de España. Elegante, como siempre, se despide sin hacer mención a las razones del cierre. Hace ocho años, Cristina Narbona y Luis Jiménez pusieron en pie este instituto de investigación, gracias a un singular convenio entre la Universidad de Alcalá y la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente. En realidad, los ecologistas veníamos pidiendo desde 2002 una Agencia de Desarrollo Sostenible, dependiente del Parlamento e independiente de las demás administraciones públicas, precisamente para que evaluase las políticas aplicadas por éstas, y pudiera señalarlas con el dedo sin temor a ser despedidos o cerrados a las primeras de cambio cuando necesariamente cantara las verdades incómodas. Como en tantas cosas el gobierno de Zapatero se quedó a medio camino, y ahora sufrimos el error de planteamiento. No apostar por una auténtica Agencia de Sostenibilidad ha permitido que el Gobierno del Partido Popular, pueda cerrar el OSE de un plumazo y sin pudor. Al no estar amparado por ninguna normativa, el OSE no es más que un adorno del que se puede prescindir sin mayor coste. Al contrario, se aduce justamente la reducción de costes para cerrarlo.

En fin, la culpa del cierre del OSE no la tiene Zapatero, obviamente, sino, por supuesto, Arias Cañete. Los bienpensantes claman contra la miopía o la ceguera del Ministro, aducen que ha sido muy difícil construir los procedimientos para la elaboración de los informes de sostenibilidad, que el OSE está prestando un servicio muy por encima de su coste, gracias a la profesionalidad de su director y el resto del personal investigador adscrito. Pero todos esos argumentos van en una lógica, la de la sostenibilidad, que no es la de este Gobierno. A estas alturas de legislatura es ya muy evidente que Cañete ha sido nombrado para desmantelar las barreras medioambientales que impiden el libre crecimiento económico hasta donde le dejen las normas europeas. Un Ministro que es capaz de defender una “Ley de protección y uso sostenible del Litoral” que convierte nuestra magnífica Ley de Costas de 1988 en un colador al albur del neoladrillismo. Un Ministro que se ha quitado la careta planteando una reforma de la legislación de impacto ambiental absolutamente infumable. Ese Ministro no puede tener ningún rubor en cerrar una pequeña oficinilla de investigadores independientes de universidad que redactan informes incomprensibles para él y su caterva de aplaudidores. Máxime cuando este Observatorio se atreve a advertir de que estas reformas legislativas son contrarias a la sostenibilidad. El PP está aquí para hacer sostenible la economía, caiga quien caiga, incluidos el 27% de españoles sin empleo y por supuesto -qué tontería- el medio ambiente.

Creo por lo tanto necesario recordar que la palabra sostenibilidad tiene un significado muy diferente del que está siendo acuñado paulatinamente por el PP, en ese goebbeliano ejercicio de neolenguaje. Creo que es necesario recordarlo, porque poco a poco la sostenibilidad está siendo adoptada por políticos y periodistas neoliberales, en una acepción que nada tiene que ver con la original. El Desarrollo Sostenible es un concepto acuñado por Naciones Unidas que advierte que el desarrollo humano cuenta con tres pilares fundamentales: social, económico y medioambiental. Un modelo no es sostenible si no lo es una de estas tres patas.  El crecimiento económico, no es desarrollo sostenible. Pero para el PP, “uso sostenible del Litoral”, significa “sacar partido del Litoral”. “El impacto que ya está hecho aprovechémoslo”, dijo el insigne Secretario de Estado tras aprobar la reforma. No seamos tontos, le faltó decir. En la neolengua del PP se atreven a hablar de “medidas de sostenibilidad de la sanidad” para encubrir la privatización de hospitales. Y aprobar un decreto de “medidas fiscales para la sostenibilidad energética” para encubrir el frenazo a las energías renovables. Pero lo que me quedaba por ver es este reciente titular: “El factor de sostenibilidad empobrecerá a los jubilados” (El Heraldo, 28 de mayo). Se refiere por supuesto a la próxima reforma de las pensiones impelida por la Troika. Obviamente no se puede llamar “factor de sostenibilidad” a algo que implica un clarísimo retroceso social, ni pueden ser sostenibles normas que perjudican a las energías limpias o a nuestros paisajes, fundamento además de nuestro desarrollo económico. La sostenibilidad no es sólo cuadrar presupuestos y balances.

Entretanto, nos cierran el OSE. Lo echaremos de menos, pero nos deja una magnífica colección de informes de referencia, en alguno de los cuales he tenido el honor de participar. No le vendría mal a Cañete y su Secretario de Estado leer alguno de ellos y aprender qué es realmente la sostenibilidad.

 

 

Share

Un proceso constituyente ya es imprescindible

Pregunta: – “¿Y por qué EQUO opta por un sistema republicano?¿No podemos olvidarnos de nuestra Historia?”

Respuesta: – “No es una cuestión histórica o nostálgica, sino de coherencia. Porque si defendemos un sistema de democracia participativa y radical, la monarquía no encaja, el Jefe del Estado también debería ser elegido por los ciudadanos.”

Pregunta: – “Pues no entiendo por qué un partido verde tiene que definirse así. Podría hacer como el partido verde francés o alemán dedicarse a la ecología y no entrar en estas cuestiones.”

Respuesta: – “Bueno, lo primero es que franceses y alemanes no tienen este problema porque ellos ya tienen repúblicas, y lo segundo es que los partidos verdes no se dedican solo a la ecología, se declaran radicalmente democráticos, creen en el poder de los ciudadanos y EQUO concretamente propone un sistema político mucho más participativo que solucione muchos de los déficits democráticos que arrastra nuestro país y que nos han movido a montar este proyecto.”

Pregunta: – “¡Pero eso implica que hay que reformar la Constitución!”

Respuesta: – “Efectivamente, es que la idea es que EQUO proponga un cambio de la Constitución.” [Aplausos]

Así recuerdo el diálogo que mantuve con una asistente a una de las primeras presentaciones que hice del proyecto EQUO en septiembre de 2010. Aquella era la primera vez que me preguntaban en público por el modelo de estado, entre monarquía y república, pero no fue la última. También fue la primera vez que expresé en público mi opinión de que era necesario que EQUO defendiera una reforma constitucional profunda, y la primera vez que me aplaudieron por dar una opinión política, más allá de pájaros y medio ambiente.  Y por todo ello la recuerdo muy nítidamente, aunque seguramente para los testigos de la discusión no fuera tan relevante.

Ahora, dos años y medio más tarde, los elefantes, Urdangarín, el affaire Corinna, y la imputación de la infanta Cristina han hecho saltar el cuestionamiento del modelo de monarquía parlamentaria a los grandes opinadores y medios de comunicación de masas, y me he acordado muchas veces de aquella discusión sobre EQUO que me ha parecido interesante compartir, porque quizás alguno de los seguidores de este blog se haga las mismas preguntas que aquella persona.

En todo caso, ya se lleva tiempo hablando de la necesidad de que en España se abra un proceso constituyente. De hecho, EQUO lo incluyó en su programa electoral para las generales de noviembre de 2011 y recientemente de manera aún más explícita a través de su campaña Reinicia la Democracia. Desde luego la propuesta de iniciar un proceso constituyente es mucho más que decidir democráticamente si el modelo de estado es monarquía o república, algo que nunca se ha preguntado a los ciudadanos. Personalmente, estoy convencido de que la única manera de que España salga de la tremenda crisis política e institucional en la que el sistema bipartidista surgido de la Transición nos ha metido es realizar una profunda reforma del entramado constitucional, empezando por los propios partidos políticos que nos han metido en este embrollo.

Hay quien sigue defendiendo que la Constitución del 78 se votó en referéndum y que por lo tanto es democrática y debemos aceptarla entera e inmutable como si fueran las tablas de la ley. Nada más lejos de la realidad. El referéndum constitucional fue un tómala o déjala pactado para acallar el ruido de sables y pasar página de uno de los periodos más negros de nuestra Historia. Los ciudadanos nos conformábamos con lo que nos pusieran delante con tal de empezar a vivir en democracia. Esa es la verdad. Y ahora ya no vale para darte con ella en la cabeza y decirte que tienes que aguantarte así toda la vida.

Hace unos años podría haber bastado con una reforma constitucional parcial, haber solucionado algunos de los déficits del texto de 1978. Una reforma así estaba entonces al alcance de PSOE y PP, pero ya no va a ser posible hacerla de espaldas a la ciudadanía. Hay que abrir un proceso constituyente en el que los ciudadanos puedan participar para elaborar una nueva Constitución que cambie el modelo de organización territorial, el Senado, la Ley Electoral, los partidos políticos, la Justicia… y, también, desde luego, la jefatura del Estado. Está llegando el momento de que los españoles elijan el sistema por el que realmente quieren que se gobiernen las instituciones. Efectivamente, para los que han vivido del statu quo va a ser un lío. Los viejos partidos se tendrían  que hacer el harakiri, por decir así, y habría que convocar unas elecciones constituyentes a la islandesa con una norma electoral y un mandato específicos, pero cada vez estoy más convencido que es la única salida realmente democrática de este atolladero. Ocultar la cabeza como el avestruz no va a servir de nada, salvo que quieran recibir una fenomenal y democrática patada en el trasero.

reinicia_democracia

 

 

 

 

Share

¿Quién gana con el gas en Doñana?

Artículo publicado en eldiario.es el 30 de enero de 2013

Las prospecciones y los gasoductos no son nuevos para Doñana. De hecho Doñana vive acosada permanentemente por todo tipo de proyectos desarrollistas, incluidos los de extracción de hidrocarburos. Ya en 1995 se consiguió que Repsol alejara su proyecto de gasoducto del parque, lo que entonces se vivió como una gran victoria del Patronato del más emblemático de nuestros parques nacionales, entonces presidido por el exministro socialista Carlos Romero. Eran buenos tiempos para ese órgano de participación pública, y seguramente también para la conservación de nuestros espacios naturales en general. Pero desde entonces las cosas han ido cambiando, hagamos un breve repaso:

En Diciembre de 2009, el expresidente del gobierno Felipe González sustituye al biólogo Ginés Morata como presidente del Consejo de Participación del Espacio Natural Doñana, nuevas denominaciones acuñadas por la Junta de Andalucía para el patronato y para el parque, tras la aplicación de la sentencia del Tribunal Constitucional que transfería las competencias de parques nacionales a las comunidades autónomas. La dimisión de Morata se produce tras la agria discusión vivida en el Consejo por el trazado del oleoducto de la refinería Balboa, hoy afortunadamente descartada. Morata discrepaba con la Junta de Andalucía (que le había nombrado) que apoyaba el proyecto.

En Octubre de 2010 se aprueba en el entorno de Doñana, a 300 metros al norte del espacio protegido, un gasoducto de 18 kilómetros y cinco pozos de extracción de gas, por parte de la empresa filial de Gas Natural, Petroleum Oil & Gas España. A pesar de las demandas de los representantes ecologistas, el Consejo de Participación no emitió ninguna opinión o informe sobre aquel proyecto con la excusa de que ni siquiera tocaba los límites del Parque Natural, aunque afectaba a zonas LIC y ZEPA igualmente protegidas por la Unión Europea.

En Diciembre de 2010, curiosamente, a los tres meses de aprobarse ese proyecto, Felipe González es fichado como consejero de Gas Natural Fenosa con un sueldo de 126.500 euros anuales. ¿Casualidad?

En Diciembre de 2012, el expresidente del gobierno presenta su dimisión como presidente del Consejo de Participación, “por falta de tiempo”.

Y ya estamos en Enero de 2013, cuando nos encontramos con que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente capitaneado por Arias Cañete, ha emitido una Declaración de Impacto Ambiental a favor de un proyecto de extracción y almacenamiento de gas en el interior del Espacio Natural Doñana, que incluye la construcción de siete pozos y 24,5 kilómetros de gasoductos y líneas eléctricas acompañantes. El proyecto se enclava en los pinares de la zona norte del Parque Natural de Doñana, una de las zonas de cría y dispersión más importantes de lince ibérico, una de nuestras especies más críticamente amenazadas y en la que se llevan invertidos varios millones de euros –en su mayoría de fondos europeos- para su conservación.

Aunque el expresidente del gobierno dimitiera de Doñana hace un mes, este nuevo proyecto se ha tramitado bajo su mandato, mientras era consejero y accionista de la empresa matriz de la solicitante. Este proyecto se autoriza además dentro de los límites del denominado Espacio Natural Doñana, algo que habría sido imposible en otros tiempos ¿Coincidencia? Más bien un ejemplo de libro de “puerta giratoria” entre la administración y empresas que debería ser investigado a fondo.

El conflicto de intereses es más que evidente. ¿Quién gana explotando el gas de Doñana? Desde luego, ni los linces ni las águilas imperiales para los que se ha protegido el parque, pero tampoco la sociedad española y europea, que lleva cuarenta años esforzándose en conservar este espacio natural, invirtiendo en ello muchos recursos humanos y económicos. Pero seguro que los consejeros y accionistas de Gas Natural Fenosa no opinan lo mismo.

540015_462580000457848_1817437264_n

Share

Antídotos contra la corrupción

corrupcionEn las últimas semanas se han sucedido las informaciones sobre corrupción política en nuestro país, coronadas por las revelaciones del diario El Mundo sobre el pago de salarios en B a dirigentes del PP durante años. Llega esta oleada de noticias en un momento en el que el descrédito de la política es más acusado y manifiesto, con una opinión pública totalmente hastiada de sus gobernantes y las instituciones que comandan desde sus torres de marfil, haciendo caso omiso al clamor ciudadano que lleva años pidiendo reformas no tanto económicas como democráticas.

La situación es tan grave que necesitaría que el Poder Judicial diese un paso adelante y encabezara una cruzada contra la corrupción política con todos los medios a su alcance, incluidos amplios poderes para la Fiscalía correspondiente y el nombramiento de un juez investigador especial al estilo de Di Pietro, que arroje algo de luz sobre las cloacas de nuestra democracia. Algunos echarán de menos a Garzón en estos momentos.

Ello debería ir acompañado de un examen crítico e independiente de nuestro entramado institucional que pueda hacer propuestas reales de mejora. No hablo de comisiones o auditorías internas dirigidas por las mismas instituciones corrompidas, sino de un estudio externo, si es por parte de un organismo internacional mejor, ya que en mi opinión gran parte del mal originado viene de la autoprotección de los partidos y el afán por el mantenimiento de su status quo, ese autismo de la clase política que la aleja sin remedio de la gente corriente que pagamos su salario con nuestros impuestos.

Es evidente que la política en España y particularmente sus partidos políticos necesitan una regeneración integral urgente. Ahora bien, no estoy de acuerdo con los mantras tipo “todos los políticos son iguales”. Creo en la democracia, y por eso creo que de este pozo inmundo en el que nos han metido solo se saldrá con votos y política, pero una nueva política que devuelva poderes al ciudadano, que gane su confianza y que ponga en marcha medidas que verdaderamente puedan combatir la corrupción. Para ello hacen falta nuevas propuestas, nuevas caras y, por qué no, nuevos partidos.

Así lo entendemos la gente que hemos montado EQUO y que contra viento y marea nos presentamos a las últimas elecciones generales y todos los comicios que desde entonces se han celebrado. Con relativo poco éxito hasta ahora, es cierto, dadas las leoninas condiciones de nuestra legislación electoral actual, -una reforma imprescindible que ya es un clamor-, pero saliendo reforzados de cada cita, y mirando el futuro con optimismo, arropados por nuestros colegas verdes de otros países.

Uno de los pilares justamente de nuestro programa es la regeneración democrática del sistema político, una batería de propuestas que empiezan por la reforma constitucional que permita un completo cambio del sistema electoral e institucional, pero incide sobre todo en la transparencia y la lucha contra la corrupción dentro y fuera de los partidos políticos.

Para empezar EQUO plantea diez grandes reformas para la mejorar la participación ciudadana y el control democrático de las instituciones:

1) Primera y principal, la reforma del marco normativo electoral para garantizar la proporcionalidad y la equidad del voto, la igualdad de oportunidades para todas las opciones políticas, y dar mayor capacidad a electores y ciudadanos sobre los cargos electos.

2) Reformar la financiación pública de los partidos políticos, siguiendo las recomendaciones del observatorio europeo contra la corrupción (GRECO): regulación de préstamos bancarios, transparencia de la información financiera y contable, refuerzo de las auditorías y mejora de las atribuciones y recursos del Tribunal de Cuentas, ampliando el sistema de sanciones.

3) Establecimiento de un marco legal de participación ciudadana que regule aspectos como los consejos ciudadanos, la revocatoria de cargos electos, el voto electrónico, los presupuestos participavos, las iniciativas legislativas populares y los referendum, y la reforma de la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios (AEVAL).

4) Aprobación de una Ley de Transparencia del sector público que garantice el derecho ciudadano de acceso a toda la información pública, aportando medios personales y materiales para garantizar su cumplimiento por todas las administraciones.

5) Desarrollo de un plan de Gobierno Abierto en torno a los valores de transparencia, participación y colaboración en el conjunto de las administraciones públicas, para desarrollar una nueva cultura que sitúe al ciudadano en el centro de la gestión pública, haciendo posible la colaboración entre la sociedad civil y los funcionarios, cargos electos y el conjunto de trabajadores del sector público.

6) Aprobar una ley que regule la relación entre los lobbies y las instituciones públicas, estableciendo un registro de grupos de presión y dando transparencia a su actividad.

7) Plan de reformas para la lucha contra la corrupción en el sector público, incluyendo un régimen de incompatibilidades más estricto y ampliación del plazo de prescripción para delitos de corrupción.

8) Corresponsabilidad de los partidos políticos en casos de cargos condenados por corrupción, de forma que el partido garantice como aval el cobro de las cantidades económicas objeto de la condena, así como las sanciones, y que pueda ser condenado a no presentar candidatura en el territorio origen de los hechos durante un tiempo determinado.

9) Reforma del sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial y otras medidas encaminadas a una separación efectiva de poderes y a eliminar la instrumentalización partidista de la Justicia.

10) Acercar la administración de justicia a la ciudadanía, poniendo en marcha Oficinas Judiciales en todas las Comunidades Autónomas para abreviar los trámites cara al ciudadano, recuperando la figura de los juzgados de distrito y los jueces de paz para juicios de faltas y demandas civiles de menor cuantía, acercando el sistema a la media europea de 20 jueces por 100.000 habitantes y 3,5% del PIB.

Estas medidas podrían constituir un gran plan de choque para la regeneración democrática de nuestra sociedad. En EQUO apostamos por la transición de una democracia exclusivamente representativa hacia una democracia en la que se garantice la participación ciudadana en los asuntos públicos, a través del establecimiento de mecanismos de participación directa, la representación política proporcional o la apertura de los partidos políticos a la ciudadanía, como mejores fórmulas y antídotos contra la corrupción.

 

Share